¿Detiene la cafeína la pérdida de peso ocasionada por la aplicación de insulina?

La cafeína, una sustancia que se produce naturalmente en el café, té y algunas otras plantas, es ampliamente conocida como un estimulante del sistema nervioso central y diurético, una sustancia que causa un incremento de la producción de orina. La cafeína también se ha estudiado por sus posibles riesgos para la salud y los beneficios, incluidos los de azúcar, los niveles de insulina en sangre y control de peso. Consulta a tu médico antes de usar la cafeína para tratar un problema de salud o condición médica.

Sensibilidad de la insulina


La cafeína se ha demostrado que es perjudicial para la sensibilidad a la insulina en individuos sanos, así como individuos obesos y diabéticos tipo 2.

La cafeína se ha demostrado que es perjudicial para la sensibilidad a la insulina en individuos sanos, así como individuos obesos y diabéticos tipo 2, según un estudio realizado en el Departamento de Salud Humana y Ciencias de la Nutrición de la Universidad de Guelph, Canadá. En este estudio, 10 participantes sanos consumen café que contiene 5 mg por kg de peso corporal de cafeína tuvo una hora más tarde un alto índice glucémico y mostró un 147 por ciento mayor pico de azúcar en sangre y 29 por ciento mayor liberación de insulina en comparación con el café descafeinado seguido por el misma comida. El consumo de café seguido por una comida de bajo índice glucémico se tradujo en 216 por ciento mayor pico de azúcar en la sangre y un 44 por ciento mayor que la liberación de insulina por el café descafeinado. Los investigadores concluyeron que la cafeína afecta significativamente el manejo de azúcar en sangre y la resistencia a la insulina y recomienda una mayor investigación para confirmar sus resultados.

Factores independientes


El consumo de café con cafeína puede no promover la pérdida de peso y la protección contra la diabetes tipo 2.

El consumo de café con cafeína puede no promover la pérdida de peso y la protección contra la diabetes tipo 2, ya que algunos estudios en los últimos años han afirmado, según un estudio realizado en el Departamento de Salud y Ciencias de la Nutrición, Universidad de la Ciudad de Nueva York y publicado en la edición de octubre de 2006 el "American Journal of Clinical Nutrition". Los efectos protectores asociados con el consumo de café puede, en cambio, se debe a la pérdida de peso como factor independiente. En algunos informes, los bebedores de café que perdieron peso mostraron un menor riesgo de diabetes tipo 2, una enfermedad que se asocia con niveles elevados de insulina y aumento de peso, en comparación con los bebedores de café que no perdieron peso. Sin embargo, otros estudios vinculan la cafeína y posiblemente otros componentes del café a la pérdida de peso.

Consumo moderado


El consumo moderado de cafeína, en forma de consumo de café, se asoció con un menor riesgo de diabetes tipo 2.

El consumo moderado de cafeína, en forma de consumo de café, se asoció con un menor riesgo de diabetes tipo 2, lo que implica una mejor gestión de azúcar en la sangre y la insulina, en el Estudio de Salud de las Enfermeras, un estudio de más de 88.000 mujeres. Los participantes que bebían entre una y cuatro tazas de café al día tenían un menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, lo que implica un mejor control de peso. Sin embargo, el consumo de café descafeinado de una taza por día produjo resultados similares al café con cafeína, que indica que puede haber componentes que influyen en el azúcar en la sangre y la insulina del café aparte de la cafeína. El estudio apareció en la edición de febrero 2006 de la revista "Diabetes Care".

Inducción de hambre


El consumo moderado de cafeína disminuye la resistencia a la insulina en un grado equivalente a la mejora de la resistencia a la insulina obtenida de algunos medicamentos orales para la diabetes.

El consumo moderado de cafeína disminuye la resistencia a la insulina en un grado equivalente a la mejora de la resistencia a la insulina obtenida de algunos medicamentos orales para la diabetes, según Mary Vernon, MD, autor del libro "Atkins Diabetes Revolution: El Innovador Programa de Prevención y Control de la Diabetes Tipo 2". Vernon define el consumo moderado de cafeína como la cantidad de 1 a 2 tazas de café y dice que grandes cantidades de cafeína, como el que toma 4 vasos o más, pueden inducir el hambre, incluso cuando el azúcar en la sangre es normal, que le conduce a comer y promoviendo así el aumento de peso.

Más galerías de fotos



Escrito por tracey roizman, d.c. | Traducido por guido grimann