Cómo determinar si tienes un callo en los dedos de tus pies

Los callos y callosidades se desarrollan en los pies cuando unas medias o zapatos mal ajustados, o alguna deformidad física, ejercen presión o fricción sobre la piel, haciendo que ésta se engrose. Aunque son similares en apariencia, los callos y callosidades difieren lo suficiente para poder distinguirlos. Los callos también se forman con mayor frecuencia en los dedos de los pies, mientras que las callosidades aparecen más probablemente en las suelas de tus pies. Aunque los callos típicamente se curan dentro de cuatro semanas con un cuidado apropiado, en ocasiones es necesario un tratamiento médico.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Observa el área afectada de la piel en busca de enrojecimiento o inflamación, que usualmente se dan alrededor del borde exterior de un callo.

  2. Presiona suavemente la marca. Un callo tiene un centro duro, mientras que una callosidad no. Podrías experimentar dolor al presionar, que es otro síntoma de los callos, pero no de las callosidades.

  3. Programa una cita con un podólogo para obtener confirmación, especialmente si tienes diabetes o si experimentas un dolor moderado a severo.

  4. Sigue las recomendaciones de tratamiento del podólogo, que podrían incluir diferentes alternativas como zapatos, aparatos ortopédicos, ungüentos antibióticos o un parche de ácido salicílico.

Consejos y advertencias

  • Remojar tus pies en agua tibia ablanda las capas endurecidas de piel de un callo. Usa una piedra pómez o una toallita húmeda para frotar la capa de piel dura.
  • Los callos pueden infectarse si no se tratan adecuadamente. Por este motivo, nunca cortes o arranques las capas gruesas de piel de un callo.

Más galerías de fotos



Escrito por krissi maarx | Traducido por pau epel