Cómo determinar si has perdido peso

El seguimiento cotidiano de los cambios corporales cuenta con aspectos artísticos y científicos. El desarrollo muscular, la retención de líquidos y el control del peso en diferentes momentos del día constituyen sólo algunos ejemplos de la manera en que el peso puede fluctuar en gran medida día a día. Existen varios métodos que pueden revelar si pierdes peso, tales como tomar medidas corporales, calcular tu índice de masa corporal y evaluar el calce de la vestimenta. Si utilizas más de un modo de seguir tu progreso, estarás en condiciones de determinar de manera más precisa si has perdido peso.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Cinta métrica
  • Balanza
  • Calibres para medir grasa corporal

Instrucciones

  1. Pésate mediante un cronograma consistente.

    Pésate mediante un cronograma consistente para obtener resultados precisos. Hazlo por las mañanas antes del desayuno, aunque luego de ir al baño. Quítate la ropa y los zapatos antes de pesarte. Lleva un registro con el fin de determinar si has perdido peso, o si existen otros factores que contribuyen a una ganancia de peso temporaria, como tu ciclo menstrual.

  2. Calcula tu IMC.

    Calcula tu índice de masa corporal. Tu IMC decrece a medida que pierdes peso. Calcula esta cifra al multiplicar tu peso en libras por 703. Divide esta cifra por tu altura al cuadrado. El IMC puede incrementarse a medida que aumentas tu masa muscular, y por lo tanto no es el modo más preciso de determinar la pérdida de peso.

  3. Toma tus medidas corporales.

    Toma tus medidas corporales. Tu peso puede fluctuar según la ganancia o pérdida de masa muscular, y la cantidad de agua ingerida. Sin embargo, las medidas corporales ayudan a comprobar que tu cuerpo se reduce, aún cuando los números de la balanza no lo hagan. Mide tu abdomen, parte superior de los brazos, cuello, muslos, línea del busto, torso y trasero cada semana, y compara las mediciones con las de la semana previa.

  4. Evalúa el calce de la ropa.

    Evalúa el calce de tu ropa. Comprueba si las prendas te quedan más holgadas en las piernas, cintura y torso. A medida que pierdes peso, el calce de la ropa se aflojará, y reducirás el talle que sueles usar. Examina si los zapatos se sienten más holgados también, ya que la pérdida de peso puede reducir la numeración del calzado.

  5. Mide la grasa corporal.

    Mide tu grasa corporal; a medida que la eliminas, pierdes peso. Adquiere una balanza con un dispositivo para medir grasa corporal, o pide a un médico o profesional de entrenamiento que use los calibres adecuados para evaluar tu porcentaje de grasa corporal. Utiliza la calculadora de grasa corporal del American Council on Exercise, si no tienes acceso a otros métodos. Registra tus mediciones, y compáralas con las futuras con el objeto de determinar la pérdida de peso.

Más galerías de fotos



Escrito por lillian downey | Traducido por sofia elvira rienti