Cómo detener el sudor axilar excesivo

El sudor mantiene tu cuerpo fresco cuando el aire evapora la humedad de tu piel. La mayoría de las personas transpiran mucho después del ejercicio, cuando hace calor o durante periodos de estrés o ansiedad. Sin embargo, la sudoración excesiva, especialmente en el área de la axila, puede ser embarazosa e incómoda. Cuando la transpiración se mezcla con las bacterias, puede crear un olor notablemente desagradable. Unos sencillos cambios en tu rutina de higiene diaria pueden ayudar a controlar la sudoración excesiva. Consulta a tu médico si continúas sudando en exceso.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Limpiador o gel de baño antibacterial
  • Antitranspirante extrafuerte
  • Tejidos transpirables
  • Camiseta 100% algodón

Instrucciones

  1. Dúchate todos los días utilizando un limpiador o gel de baño antibacterial para reducir el crecimiento de bacterias. Seca tus axilas antes de aplicar desodorante, o deja que la piel se seque al aire. Toma duchas frías después de hacer ejercicio.

  2. Aplica un antitranspirante extrafuerte, que contiene más ingredientes activos para controlar el sudor que los antitranspirantes regulares. Busca un producto que contenga cloruro de aluminio o sales de aluminio, que impide que el sudor salga de las glándulas sudoríparas. Los productos clínicos fuertes están disponibles sin receta médica. Utiliza un combo antitranspirante-desodorante si tienes mal olor corporal.

  3. Aplica una fina capa de desodorante en la noche cuando la piel está fresca y seca. El antitranspirante es más eficaz si tiene tiempo para penetrar las glándulas sudoríparas. Aplica una capa adicional después de la ducha en la mañana. No te excedas. Una capa ligera es suficiente.

  4. Usa ropa suelta, transpirable y hecha de fibras naturales como el algodón, lana, seda o lino. Evita las telas sintéticas como el poliéster o nailon. Si usas fibras sintéticas o artificiales, usa una camiseta 100% de algodón por debajo para absorber el sudor y ayudar a que la piel respire. Las fibras naturales hacen un mejor trabajo para absorber la humedad de las axilas.

  5. Evita las comidas picantes, como la salsa caliente y chiles, lo que puede estimular en exceso las glándulas sudoríparas. Las bebidas con mucha cafeína también pueden causar este efecto. Si tienes olor en las axilas, evita los alimentos malolientes como la cebolla y el ajo.

Más galerías de fotos



Escrito por m.h. dyer | Traducido por sofía bottinelli