Cómo detener la oxidación de las frutas

La oxidación de las frutas es el resultado del daño celular en la piel de las frutas como manzanas, duraznos (peaches), peras (pears) y plátanos. La oxidación comienza cuando pelar, cortar o manipular la fruta hace que las células dentro de ellas se rompan y liberan una enzima llamada polifenol oxidasa. El característico color marrón que se forma en la superficie de la fruta es un compuesto orgánico que se forma cuando la polifenol oxidasa se mezcla con el oxígeno. Aunque no se puede prevenir la oxidación, puedes ganar tiempo dando al oxígeno algo más en lo cual trabajar antes de comenzar a trabajar en tu fruta.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Pincel de cocina
  • Soda de lima-limón
  • Jugo cítrico
  • Bol para mezclar
  • Vinagre de manzana
  • Vitamina C de 500 mg

Instrucciones

  1. Pincela las piezas más pequeñas de fruta, como plátanos, con soda de lima-limón, o jugo de limón, lima, naranja o pomelo (grapefruit). El oxígeno primero dirige su atención al ácido cítrico de la soda o jugo, ya que se oxidan a un ritmo más rápido que la fruta.

  2. Moja rodajas grandes enteras de fruta, excepto los plátanos, por hasta 15 minutos en un bol que contenga una solución de 1/4 taza de jugo cítrico o vinagre de manzana y 1 cuarto /1 l) de agua fría. Esta mezcla funciona haciendo la superficie de las frutas menos ácida y permitiendo que menos cantidad de oxígeno se mezcle con las rodajas.

  3. Machaca una tableta de 500 mg de vitamina C y deja que se disuelva en 1 galón (1 l) de agua antes de agregar la fruta cortada. El ácido ascórbico, un componente de la vitamina C, detendrá la oxidación. Este método es una buena opción cuando vas a cortar grandes cantidades de fruta, ya que no afecta el gusto.

Consejos y advertencias

  • Siempre maneja con cuidado la fruta con piel fina. El manejo brusco o hacer caer un trozo de fruta puede causar pequeñas rasgaduras en la piel y comenzar el proceso de oxidación.

Más galerías de fotos



Escrito por jackie lohrey | Traducido por maria eugenia gonzalez