Cómo detener a un niño para evitar que envíe mensajes de texto inapropiados

Con un teléfono celular en la mano, un joven tiene un vasto mundo a unos pocos clics. Una vez que los niños se convierten en profesionales en los mensajes de texto con un teléfono celular, podrían engancharse en esta forma de comunicación. Por desgracia, los mensajes de texto apropiados podrían pasar a ser mensajes de texto inapropiados, o incluso "sexting" (mensajes de texto con contenido abiertamente sexual) si tu hijo no tiene límites firmes y una orientación. Supervisa el uso de los mensajes de texto y del teléfono celular de tu hijo para asegurarte de que se mantenga dentro de los límites deseados.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Analiza los mensajes de texto apropiados e inapropiados con tu hijo para que entienda qué tipos de mensajes de texto son permitidos y aquellos que no lo son, indica el sitio web de la National Consumers League. En general, los mensajes de texto no deben ser hirientes, embarazosos o de naturaleza sexual. También explícale a tu hijo que cualquier mensaje de texto tiene la posibilidad de convertirse en público. Los mensajes de texto no son privados, advierte la American Academy of Pediatrics.

  2. Ponte en contacto con tu proveedor de teléfono móvil para establecer límites de mensajes de texto en el teléfono de tu hijo. Solicita un límite para el número de mensajes de texto diarios que tu hijo pueda enviar. Solicita un bloque de mensajes "MMS" también. Los mensajes MMS son mensajes de texto que incluyen una imagen. Estos controles parentales pueden ser incluidos en tu plan de servicio o puede que incurras en un costo adicional.

  3. Proporciónale a tu hijo los límites para los mensajes de texto, de acuerdo con los límites que hayas instituido con tu proveedor de teléfono móvil, aconseja el psicólogo infantil James Lehman (1946-2010) desde el sitio web de Empowering Parents. Por ejemplo, es posible estipular 50 mensajes de texto por día sin mensajes MMS. También puedes establecer determinados momentos del día en que pueda enviar y recibir mensajes de texto y horas específicas del día cuando él no pueda usar su teléfono para enviar mensajes de texto, incluyendo a la hora de dormir, en la escuela, mientras esté haciendo la tarea y en el tiempo de la familia.

  4. Infórmale a tu hijo de las consecuencias que resultarán si no sigue las reglas de teléfonos celulares. Por ejemplo, si envía mensajes de texto inapropiados o envía mensajes en los momentos en que no debería hacerlo, él no podrá usar su teléfono durante un número determinado de días.

  5. Supervisa los mensajes de texto de tu hijo en momentos aleatorios, recomienda la enfermera registrada Kelli Anderson del Children’s Hospital Los Angeles. Aunque los niños suelen sentirse protegidos de la privacidad, siempre y cuando estés pagando la factura y el suministro del teléfono celular, tienes la responsabilidad de garantizar que tu hijo envíe mensajes de texto apropiados. Si tu hijo sabe que puedes revisar sus mensajes de texto en cualquier momento por el cumplimiento de las normas, esto debería animarla a conducirse dentro de tus fronteras.

  6. Retira el teléfono celular de tu hijo de su posesión si encuentras que no sigue las reglas. Sigue las consecuencias establecidas cuidadosamente para asegurarte de hacer lo que dijiste que harías. Felicita a tu niño cuando use su teléfono celular de manera adecuada dentro de tus directrices. Los niños a menudo se sienten más motivados a repetir comportamientos cuando reciben elogios.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por enrique pereira vivas