Cómo detener naturalmente los antojos de dulces

El pensar en renunciar al azúcar podría parecer imposible para ti. Si no puedes imaginarte pasar un día sin un refresco, una galleta o helado, pero estás cansado de los cambios de humor y energía que experimentas cuando comes azúcar refinada, no estás solo. Es posible eliminar el azúcar de tu dieta con una planificación cuidadosa y pensada sobre lo que comes. Al comer a intervalos regulares, puedes evitar los antojos de dulces antes de que tengan lugar.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Come cada dos o tres horas. La clave para evitar el antojo de dulces es mantener el nivel de azúcar en sangre estable durante todo el día y no permitirte tener demasiada hambre.

  2. Incluye proteínas en cada comida, las cuales deberían ser cinco a seis por día. Una cucharada de polvo proteico, un puñado de almendras o un palo de queso es todo lo que necesitas.

  3. Reemplaza el arroz blanco, la pasta y el pan con granos enteros como avena, quinua, arroz integral y cebada. Los granos enteros contienen fibra para llenarte y no causan picos dramáticos en insulina como los carbohidratos refinados.

  4. Reemplaza el azúcar refinada con fruta cuando necesites algo dulce. Si quieres una galleta, come una manzana y espera 15 minutos. Es probable que ya no tengas ganas de comer la galleta.

  5. Deja de usar endulzantes artificiales. Son mucho más dulces que el azúcar y acostumbran a tus papilas gustativas a alimentos muy dulces. Si debes añadir endulzante a tu comida, prueba uno con un bajo índice glucémico como el néctar de ágave o la miel pura. Otros endulzantes que contienen nutrientes esenciales y tienen un índice glucémico más bajo que el azúcar blanca son las melazas, la malta de cebada y el sucanat, disponible en tiendas de alimentos saludables.

  6. Bebe mucha agua. Intenta beber 64 onzas por día. A veces los antojos son resultado de la sed. Toma un vaso de agua cuando tengas ganas de comer algo dulce y espera algunos minutos para ver si el antojo desaparece.

Más galerías de fotos



Escrito por ann jones | Traducido por maría marcela mennucci