Cómo detener el goteo de leche materna

La lactancia materna puede ser maravillosa, pero el goteo de leche materna es desagradable, inconveniente e incómodo. A pesar de que puedes usar almohadillas de lactancia para absorber la leche, hay algunas opciones que pueden reducir o eliminar los goteos. Para muchas mujeres, los goteos se reducen significativamente a medida que la producción de leche se estabiliza y regula. Si estás lejos de tu bebé, tienes un suministro abundante, o simplemente eres más propensa a presentar goteos, estas estrategias pueden ayudarte a mantener tu camisa seca y pueden permitirte de no usar el paño o almohadillas desechables.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Almohadillas de enfermería de silicona

Instrucciones

  1. Vacía los senos regularmente. Alimenta a tu bebé de ocho a doce veces al día. Usa un extractor de leche o realiza la extracción manual, cuando no seas capaz de amamantar. Los goteos son a menudo el resultado de una alimentación perdida o retrasada.

  2. Cruza los brazos sobre tus pechos aplicando presión para detener el goteo de leche si sientes la sensación de hormigueo que normalmente acompaña a la secreción.

  3. Elije almohadillas de lactancia de silicona en lugar de tela tradicionales o de papel. Estas almohadillas detienen el goteo de pecho y pueden reducir el riesgo de mastitis, grietas del pezón o conductos obstruidos, según el estudio, "Safety of Bilaminar Silicone Nursing Pads...", realizado por la asesora de lactancia certificada de la junta internacional Kathy Judd et al.

  4. Desteta gradualmente, no repentinamente, para reducir los goteos de pecho. Permite varias semanas para completar el destete para una transición lenta y goteos menos incómodos.

  5. Extrae suficiente leche para ablandar tus pechos y reducir el malestar durante el destete para reducir goteos. Bebe té de salvia para ayudar a secar tu leche y evitar fugas de leche durante el destete, especialmente si tienes que destetar bruscamente, según BreastfeedingBasics.com.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle powell-smith | Traducido por roberto garcia de quevedo