Cómo detener una fuga de aire en un balón de fútbol

Aunque en el fútbol la atención se enfoca en las lesiones sufridas por los jugadores, una pelota lesionada también puede detener el partido, e incluso es más importante, pues puedes jugar con un hombre menos, pero no sin una pelota. Por fortuna, reparar una pelota de fútbol es un proceso relativamente simple, similar a reparar un neumático de bicicleta y debe tomarte menos de una hora.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Balde o tina más grande que la pelota
  • Agua
  • Toalla
  • Tiza
  • Pegamento sellador para pelotas
  • Bomba de aire

Instrucciones

  1. Inspecciona visualmente la pelota. Si la fuga proviene de un desgarre o una brecha y no de un pequeño agujero, probablemente no puedas reparar la pelota.

  2. Llena una tina con agua. Sumerge la pelota en la tina y trata de encontrar la hilera de burbujas de aire. Está será la ubicación de la fuga.

  3. Marca la ubicación de la fuga. Saca la pelota del agua, sécala con una toalla y con la tiza, dibuja un círculo alrededor del agujero.

  4. Inserta la jeringa del sellador para pelotas en el agujero para inflar la bola. Presiona la bomba de la jeringa para rociar el contenido del sellador en el interior de la pelota.

  5. Usa tu bomba de aire para volver a inflar la pelota.

  6. Lanza la pelota de mano en mano por algunos minutos para dispersar el sellador en su interior.

  7. Vuelve a sumergir la pelota en la tina para verificar que el aire no siga saliendo. Si aún tienes una fuga, y probablemente no la tendrás, agrega más sellador e intenta de nuevo.

Consejos y advertencias

  • Si necesitas una reparación rápida cuando estés fuera jugando, pega un trozo de cinta adhesiva sobre el agujero e infla la pelota. Esto no durará mucho, pero podrás terminar el partido.

Más galerías de fotos



Escrito por jake wayne | Traducido por eduardo moguel