Las desventajas de usar la técnica de "tiempo fuera" para reprender a un niño

Como golpear a los niños es cada vez menos aceptable como castigo en esta sociedad, los padres están buscando más formas alternativas de reprender a sus hijos. La colocación de los niños en un "tiempo fuera" está creciendo en popularidad cada día, pero como las nalgadas tienen sus inconvenientes, también los tiene colocar a los niños en un tiempo de espera. Aunque parece mucho menos devastador para el niño en el momento que el castigo físico, el tiempo fuera puede no ser tan bueno como parece.

No sentirse amado

Según la fundadora de Aware Parenting, B. Aletha Solter, Ph.D., en su artículo "Las desventajas de tiempo fuera", ella dice que "no hay nada más aterrador para un niño que la retirada del amor". Al colocar a un niño en un tiempo de espera de ti y el resto de la familia, es fácil hacer que sienta que ha hecho algo que no merecía tu amor. Al separar a tu hijo de los otros miembros de la familia cuando él ha hecho algo malo, es fácil que sienta como si su mal comportamiento fuera digno de la "retirada del amor" por un período prolongado de tiempo. Este sentimiento puede ser devastador en un niño, y es una de las consecuencias más importantes de la utilización de tiempo de espera como método de castigo. Según Solter, el aislamiento se puede traducir en "nadie quiere estar conmigo en este momento. Debo ser malo y no soy digno de ser amado".

El mensaje equivocado

Al considerar las desventajas del uso del tiempo fuera para reprender a un niño, también es importante tener en cuenta el mensaje que deseas enviar a tu hijo. Mientras que los padres pueden pensar que el tiempo de espera es el momento para que consideren sus acciones, no siempre es visto así por el niño. Este tipo de castigo puede enviar al niño el mensaje de que la reclusión y el tiempo fuera son una cosa mala, y sólo se utilizan cuando han hecho algo mal. Los tiempos de espera no enseñan habilidades de resolución de conflictos, sino todo lo contrario (que la retirada de la situación va a mejorar las cosas).

No siempre es para los niños

Los tiempos de espera no siempre están diseñados para el bien de los niños involucrados. Si bien la idea original detrás de ellos como una forma de disciplina era utilizar el refuerzo positivo y negativo con los niños y su comportamiento, los tiempos fuera se utilizan a menudo como una forma para que los padres se calmen cuando sus hijos se han portado mal. Aunque no hay nada malo en que un padre tome tiempo para calmarse, en este caso la idea de tiempo fuera no es para el bien de los hijos, sino de los padres.

Deja de funcionar

Hay un problema que salta a la vista con los tiempos fuera: eventualmente, dejan de funcionar. Mientras que el envío de un niño de 6 años de edad a una esquina puede ser fácil, el envío de un joven de 16 años de edad a una esquina no lo será. Es importante que los niños aprendan otras formas de lidiar con las consecuencias de su mal comportamiento, ya que la aparentemente simple solución al mal comportamiento que proporcionan los tiempos fuera es sólo temporal, y puede parecer ridícula para su uso en niños mayores.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole campbell | Traducido por mar bradshaw