Desventajas de las saunas

Los gimnasios, balnearios y hasta los hoteles ofrecen a menudo una sala de sauna que proporciona calor seco o húmedo. La sauna promedio puede alcanzar temperaturas de hasta 185 grados F (85ºC), de acuerdo con la Harvard Health Publications. La premisa detrás de una sauna es sudar las toxinas de tu cuerpo. Poca evidencia apoya las reclamaciones de los beneficios para la salud proporcionados por una sesión de sauna.

Reclamaciones no admitidas de salud

Entre los beneficios para la salud de una sesión de sauna están la pérdida de peso, desintoxicación del cuerpo y mejora de la circulación sanguínea. Las organizaciones de salud tradicionales como la UAB Medicine, están de acuerdo en que las saunas pueden proporcionar relajación pero afirman que no eliminan toxinas o ayudan en la pérdida de peso. En cambio, el cuerpo pierde agua durante una sesión de sauna. Cualquier pérdida de peso por una sesión de sauna es debido a la pérdida de agua. Ese peso vuelve cuando te hayas hidratado.

Riesgos para la salud

Tu piel sólo tarda unos minutos en alcanzar temperaturas de 104 grados F (40ºC) cuando entras en una sauna, de acuerdo con la Harvard Health Publications. La frecuencia del pulso se incrementa, lo que obliga al corazón a bombear más sangre y su mayoría es para la piel. Esto puede quitar sangre de tus órganos internos. La presión sanguínea también puede verse afectada. Una persona con una enfermedad del corazón puede experimentar más problemas en una sauna.

Deshidratación

Las sesiones prolongadas en una sauna aumentan los riesgos de deshidratación, lo que puede causar efectos secundarios graves tales como una baja presión arterial y la pérdida de conciencia. Si te sientes muy débil después de tu sesión de sauna, es posible que estés deshidratado. Finaliza la sesión de sauna si sientes debilidad, mareos u otras formas de malestar y bebe mucha agua para rehidratar tu cuerpo.

Aumento de la temperatura corporal

El cuerpo tiene su propio sistema interno de refrigeración para mantener la temperatura central del cuerpo en un nivel seguro. En condiciones de calor extremo como una sauna o baño de vapor, el sistema de refrigeración interno se sobrecarga, especialmente durante una exposición prolongada. Si el cuerpo no puede mantener una temperatura, entonces esta puede elevarse a niveles peligrosos, de acuerdo con la UAB Medicine. Las condiciones médicas o el consumo de alcohol pueden aumentar el riesgo de sobrecalentamiento. Pasa no más de 15 minutos en una sauna para reducir tus posibilidades de recalentamiento de tu cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley frost | Traducido por jane laury