Las desventajas de los refrescos

Antes de 1950, el tamaño estándar de las botellas de refresco era de 6,5 onzas (192,23 ml). Ahora, las botellas de 20 onzas (600 ml) son las estándar pero hay botellas aún más grandes de 42 onzas (1.242 ml) disponibles, lo que significa que el consumo de refrescos sigue en aumento. De acuerdo con un artículo publicado en 2011 en “Preventive Medicine" (Medicina preventiva) en 2009, un estadounidense promedio consumía 31 galones (117,34 litros) de refrescos regulares. Las calorías de estas bebidas son calorías vacías sin valor nutricional. Tomar un refresco ocasionalmente no te va a dañar, pero beber demasiado puede llevarte a ganar peso y a tener problemas de salud.

Ganancia de peso

La universidad de Harvard declara que el aumento en el consumo de bebidas azucaradas como el refresco es un factor principal en la creciente epidemia de obesidad. Un refresco de 20 onzas (600 ml) contiene 240 calorías, mientras que un refresco de 64 onzas (1.892 ml) contiene la alarmante cantidad de 700 calorías. El Dr. Christopher Ochner, profesor asistente de medicina pediátrica y adolescente en la escuela de medicina Icahn en Mount Sinai, le dijo a Fox News que si bebes una lata de refresco de cola cada día, ganarás 14 1/2 libras (6 y medio kilos) en un año. La ganancia excesiva de peso te pone en riesgo de sufrir diabetes, ciertos tipos de cáncer, artritis, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Enfermedades cardíacas

Una ganancia excesiva de peso contribuye a las enfermedades cardíacas, pero también lo hacen los ingredientes del refresco. La Dra. Mary Ann McLaughlin, directora médica del programa de salud cardíaca en Mount Sinai, le dijo a Fox News que el sodio y la cafeína que hay en los refrescos pone en riesgo a tu corazón. El sodio causa que retengas líquidos y la cafeína eleva el ritmo cardíaco y la presión sanguínea. En un análisis publicado en 2012 en "Circulation" (Circulación), que siguió a más de 42.000 hombres, descubrió que aquellos que bebían más de una bebida azucarada al día tenían un mayor riesgo de ataque cardíaco en comparación con aquellos que consumían bebidas azucaradas raramente o nunca.

Diabetes

A la mayor parte de la gente le cuesta trabajo comer sólo una galleta, y eso es porque el azúcar es adictiva. Si bebes un refresco, el azúcar en tu sangre aumenta y tu cuerpo produce insulina para equilibrar los niveles. El azúcar en la sangre entonces disminuye y buscas más refresco para compensar. Con el tiempo, tu cuerpo se vuelve resistente a la insulina dejándote incapaz de metabolizar el azúcar, lo que resulta en diabetes, de acuerdo con el Dr. Ochner. Si bebes uno o dos refrescos al día, aumentas el riesgo de padecer diabetes tipo 2 en un 26% de acuerdo con un metaanálisis publicado en 2010 en "Diabetes Care".

Problemas dentales

Si prefieres evitar al dentista, evita los refrescos. Las bacterias en tu boca se alimentan de azúcar y producen un ácido que desgasta el esmalte de los dientes causando caries. El dentista Howard Glazer de Nueva Jersey le dijo a “Better Homes and Garden” que puedes disminuir a la mitad el riesgo de sufrir caries si enjuagas tu boca con agua inmediatamente después de tomar refresco.

Gota

La gota es una condición en la que tu cuerpo tiene demasiado ácido úrico, lo que causa que las articulaciones se hinchen y se inflamen. Un análisis de los datos del estudio de salud de enfermeras publicado en 2010 en la “Journal of the American Medical Association” (revista de la asociación médica estadounidense) que siguió a casi 80.000 mujeres durante 22 años, reportó que las mujeres que bebían una bebida azucarada al día tenían un riesgo significativamente mayor de padecer gota en comparación con aquellas que raramente tomaban bebidas azucaradas.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle fisk | Traducido por laura lara