Desventajas de los pollos alimentados con maíz

Con el surgimiento de las técnicas de cría modernas de los últimos 30 años, la mayoría de los animales de granja se alimentan a base de granos dentro de espacios confinados, en lugar de tener la posibilidad de deambular libremente y alimentarse de plantas o insectos. Darles granos, como maíz, permite ahorrar dinero, espacio y tiempo. Sin embargo, los pollos no son estrictamente vegetarianos, por lo que una dieta de granos puede afectar su salud y reducir la calidad nutricional de su carne y sus huevos. Asimismo, los pollos alimentados con maíz suelen requerir medicación o aditivos que también pueden afectar la carne y los huevos.

Pollos alimentados con maíz

Los pollos alimentados con maíz suelen crecer en granjas pequeñas, u operaciones concentradas de alimentación de animales (CAFO por sus siglas en inglés). Los pollos en CAFO viven muy juntos, no pueden deambular libres o ingerir los alimentos que comerían naturalmente. En cambio, se los alimenta con granos, como trigo, cebada, soja, arroz y maíz. Se les suele dar maíz triturado y mazorca con una variedad de complementos para rellenar, que suelen ser otros granos. El maíz que se utiliza para alimentar a los pollos rara vez es orgánico o libre de modificación genética, de acuerdo con “Public Health Nutrition: From Principles to Practice” (Nutrición de salud pública: de los principios a la práctica). En general, los pollos alimentados con granos crecen más y más rápido, en comparación con el resto.

Necesidades dietarias de los pollos

Los pollos, como las personas, están más saludables cuando consumen determinados alimentos. Son animales omnívoros, lo que significa que se alimentan de una variedad de plantas, semillas e insectos que suelen estar en los pastos. Los granos les dan la cantidad suficiente de calorías, lo cual hace que los pollos inactivos engorden rápidamente, pero carecen de ácidos grados y ciertos aminoácidos, vitaminas y minerales necesarios para el crecimiento saludable. Como consecuencia, se añaden, vitaminas, minerales y aminoácidos a los granos, para que las gallinas crezcan, pongan huevos y desarrollen una respuesta inmune contra enfermedades. Aun así, los pollos alimentados con granos necesitan antibióticos y hormonas, para luchar las infecciones y crecer rápido.

Calidad de la carne y los huevos

En general, el pollo alimentado con granos tiene menos ácidos grasos omega-3, ácido linoleico conjugado, magnesio, calcio y potasio, en comparación con la carne del pollo libre. Al darles principalmente granos, se genera un desequilibrio de omega-3 y omega-6 en los huevos. Los valores saludables se deben encontrar entre 1:2 y 1:4, pero los huevos de pollos alimentados con granos tienen un valor de hasta 1:20. El omega-3 es importante para la salud cardiovascular, dado que reduce las reacciones inflamatorias, pero si hay un exceso de omega-6, se cancela ese beneficio. Asimismo, los huevos de otros pollos suelen tener un mayor contenido de vitamina E y betacaroteno.

Otras desventajas

Los pollos alimentados con granos también son más susceptibles de contaminarse con pesticidas, que se pueden acumular en el tejido graso del animal. Se suele utilizar grano modificado de forma genética para alimentar pollos, pero los efectos a largo plazo de comer animales criados con granos modificados son desconocidos. Dado que los pollos alimentados con granos suelen crecer en CAFO, reciben grandes cantidades de antibióticos para reducir las tasas de infección, lo cual puede afectar la carne y los huevos de formas aún desconocidas.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por pilar celano