Desventajas de los límites de horario en los adolescentes

Aunque los adolescentes necesitan límites y guías para controlarlos durante los años de su adolescencia, algunas reglas llevan el proceso al extremo. Si estás pensando en poner un límite de horarios a tu adolescente, aprende los aspectos negativos de esta regla para educarte bien a ti mismo. Con un enfoque equilibrado y justo, puedes mantener al adolescente seguro al tiempo que le enseñas sobre la independencia.

Falso sentido de seguridad

La premisa estándar de los límites de horarios incluyen mantener a los adolescentes saludables y seguros de posibles problemas y actividades que podrían suceder por la noche. Aunque un adolescente que se queda fuera hasta tarde puede causar problemas, es importante no usar el límite de horario como respuesta general a estos posibles problemas, según lo advierte el Aspen Education Group. Si un adolescente quiere participar en una actividad negativa, puede hacerlo fácilmente más temprano en la tarde o la noche más allá del límite horario. Si confías en esto para mantener seguro a un adolescente, puede que aprendas una difícil lección sobre los límites de los adolescentes.

Establecerlo de forma despótica

Algunos padres escogen establecer los límites de horario de forma despótica sin el aporte del adolescente. David O. McKay, de la Brigham Young University School of Education, afirma que, cuando estableces reglas de esta forma, le quitas al adolescente la oportunidad de desarrollar la importante habilidad de la negociación. Al hablar con sus padres sobre la regla del límite de horario, el adolescente tiene la posibilidad de aprender habilidades de negociación, como escuchar y considerar los puntos de vista de las otras personas, así como la capacidad de comunicar sus pensamientos y opiniones de manera efectiva y con respeto.

Creando rebelión

Un adolescente manejando un límite de horario sin la oportunidad de sopesarlo y dar su opinión puede recurrir a la rebelión, según lo afirma Kimberly Kopko, de la extensión asociada a la Cornell University. La University of Alabama Parenting Assistance Line advierte que la ira no expresada sobre el límite de horario puede llevar a un comportamiento destructivo y al desafío. En lugar de ayudar a un adolescente a desarrollar su independencia y responsabilidad, este control parental lo ata a una red de rebelión, lo que puede incluso entorpecer la madurez.

Interferencia del gobierno

Muchas municipalidades han instituido ordenanzas locales que rigen los límites de horarios para los menores, según lo expresado por Wyman E. Fischer y Donald L. Barnes, autores de “Tackling the Issues: Critical Thinking about Social Issues.” Las familias con adolescentes que viven en esas jurisdicciones deben asegurarse de que los menores acaten las leyes de límites de horarios para evitar multas, incluso si la filosofía personal sobre el límite de horario contradice a la ley. Algunos grupos, como la National Youth Rights Association, afirman que las leyes de límite de horario pueden ser inconstitucionales ya que ésta debe ser una decisión familiar y no del gobierno.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por maria eugenia gonzalez