Las desventajas del trigo integral

El USDA (United States Agriculture Department -Departamento de agricultura de los Estados Unidos), recomienda que por lo menos la mitad de la ingesta de granos diarios, sea en la forma de granos enteros, de los que el trigo integral es uno de los más comunes. Los almacenes ponen en los estantes pan integral, madalenas, tortillas y otros productos con el fin de atraer a los clientes que quieren alimentos saludables y que tienen un número de beneficios. Pero, esos productos no son perfectos y, a veces, son la vitrina de las desvetajas del trigo integral.

Sabor y textura


Si fuiste criado comiendo pan blanco, te puede ser difícil cambiar al pan integral.

Si has crecido comiendo pan blanco y productos hechos con harina refinada, puedes encontrar que el trigo integral tiene un sabor desagradable y amargo, sabor a "comida saludable". De acuerdo a la reportera de USA Today, Elizabeth Weise, "el tanino y el ácido fenólico de la parte de afuera del grano del trigo rojo, que es el que se usa para hacer la harina integral, son los que le pueden dar ese gusto". Algunos productos de trigo integral parecen tener una textura áspera, como de nuez, a diferencia de los hechos con harina refinada.

Conteo de calorías


Los productos hechos con harina integral tienen más calorías.

Otra de las desventajas del trigo integral y sus productos son sus calorías. Aunque los granos enteros tienen más nutrientes por porción que los granos refinados, también tienen más calorías y pueden ser un obstáculo si estás tratando de perder o mantener tu peso. De acuerdo al USDA, 1 taza de harina de trigo integral tiene 410 calorías y casi 90 g de carbohidratos. Una sola rodaja de pan de trigo integral tiene 130 calorías, 2,5 g de grasas y casi 25 g de carbohidratos. Para contrarrestar su sabor naturalmente amargo, a los productos hechos con esta harina se les pone más azúcar que a los que se hacen con harina refinada.

La capacidad de cocción


Los productos hechos con harina integral tienden a ser densos.

Los panaderos caseros y comerciales pueden frustrarse con el trigo integral. Aunque con este se hacen productos más sanos, esta harina no es de lo mejor para hacer panes que deban levar o aquéllos que deban ser tiernos. A la harina refinada se le quita el salvado y el germen, pero la harina integral los retiene, lo que resulta en complicaciones en el momento de hornear. "El salvado corta el gluten a medida que se forma, haciéndolo inútil, por lo tanto no atrapa el dióxido de carbono que genera la levadura". señala el director de pruebas de KingArthurFlour.com. "Esta es una de las razones por la que los panes hechos con ella son densos en lugar de livianos".

Consideraciones


La fibra presente en los granos enteros puede promover la pérdida de peso.

Antes de que decidas dejar de lado a la harina integral de trigo y sus productos, considera la situación completa. En lo que se refiere a la salud los productos de granos enteros son mejores para ti que los de harina refinada porque contienen más proteínas, vitaminas, minerales y fibra. De acuerdo a ChooseMyPlate.gov, la fibra presente en los granos enteros anima a la pérdida de peso y al manejo del peso y reduce los riesgos de las enfermedades del corazón, la diabetes, el colesterol alto y la diverticulitis. Habla con tu médico antes de hacer cualquier cambio significativo en tu dieta.

Más galerías de fotos



Escrito por carly schuna | Traducido por adriana de marco