Desventajas de los adolescentes que tienen tarjetas de crédito

Según la Jump Start Coalition, uno de cada tres estudiantes de secundaria utiliza una tarjeta de crédito. Sin embargo, es muy probable que no estén preparados para manejar el uso del crédito de una manera que no dañe su futuro financiero. Los padres o tutores deben prestar mucha atención a las actividades de crédito de los adolescentes a su cargo para evitar las desventajas asociadas con aquellos que tienen una tarjeta de crédito.

Relación de deuda-ingreso

Es demasiado fácil y demasiado tentador para los adolescentes sin restricciones hacer cargos de saldos altos que sus limitados ingresos no puedan pagar cada mes. Los adolescentes que por lo general no tienen un historial de crédito son cortejados por las compañías de tarjetas quienes están muy dispuestas a aprobar los límites de gastos que más a menudo no están de acuerdo financieramente con el ingreso de trabajo a tiempo parcial de un adolescente. Estos terminan pagando sólo el saldo mínimo, nunca llegando por casualidad al saldo completo.

Sin manejo de dinero previo

La mayoría de los adolescentes tienen poca experiencia con la administración del dinero. Eso no es llamativo en los adolescentes; es la realidad de dónde se encuentren en la vida. El uso de una tarjeta de crédito que tiene saldos en determinadas fechas, exigibles en última instancia por las agencias de cobro, no es el camino más seguro para que los adolescentes aprendan sobre los ingresos y egresos de un presupuesto. El dinero en efectivo –el cual no puede ser utilizado para acceder a más capacidad de gasto una vez que se agota- no pondrá a los niños en problemas financieros más profundos si se les acaba. Una vez que tu adolescente pueda demostrar su capacidad de no gastar hasta el último centavo, dile que abra una cuenta de cheques y que practique administración financiera adecuada desde ese lugar antes de pasar a una tarjeta de crédito.

Efectos negativos en la calificación crediticia

Los adolescentes que hacen sólo los pagos mínimos o ningún pago en absoluto se arriesgan a destruir su crédito mucho antes de que en realidad ni siquiera necesiten los beneficios de uno. Se trata de una afirmación general, pero en términos generales, los adolescentes no están pensando en cómo los pagos de tarjetas de crédito pasados por alto afectarán su capacidad de alquilar un apartamento o causar que posibles empleadores se pregunten acerca de su responsabilidad.

Diferentes definiciones de necesidad

Muchos asesores de crédito aconsejan el uso de tarjetas sólo para casos de emergencia o elementos "necesarios"; no los lujos o la compra por impulso. El problema es que los adolescentes tienen una definición muy diferente de "necesidad" con respecto a los padres sobre la responsabilidad del pago del automóvil y de una hipoteca. Para un adolescente, pedir pizza a medianoche, mientras que juega videos en línea podría ser considerado una emergencia porque no puede salir de la consola para ir a tomar algo del refrigerador. Esa visión sesgada de la necesidad no concuerda con los lineamientos establecidos por los asesores de crédito para los gastos de tarjeta de crédito apropiados.

Más galerías de fotos



Escrito por amy m. armstrong | Traducido por walter f. stocco