Cómo desvanecer naturalmente las cicatrices

Las heridas, ya sean por accidentes o cirugías, causan cicatrices en la piel. Afortunadamente, muchas desaparecen con el tiempo, minimizando la apariencia de las irregularidades en la superficie de la piel. Sin embargo, aunque algunas se desvanezcan, el lugar donde se encuentre la herida hace una cicatriz indeseable. Aunque algunos tratamientos médicos, como la terapia con láser e inyecciones, pueden disminuirlas, hay remedios caseros también para minimizar la apariencia de estas imperfecciones de la piel.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Agua
  • Limpiador
  • Toalla
  • Ungüento
  • Vendajes

Instrucciones

  1. Limpia la herida para remover suciedad, costras y gérmenes. Lávate con agua tibia para eliminar cualquier suciedad. Haz espuma con un limpiador suave y limpia el área y sus alrededores. Quita todos los residuos de limpiador con agua tibia en toda el área. Permite que la herida se seque con el aire y también dando golpes suaves con la toalla alrededor para secar la humedad.

  2. Aplica un ungüento, como jalea de petróleo, en la superficie de la herida. El ungüento reducirá el crecimiento de bacterias y formará una barrera entre el vendaje y la herida para que no se peguen.

  3. Cubre la herida con un vendaje limpio y cámbialo para mantenerlo así. Dependiendo de tu herida, tal vez necesites cambiar el vendaje dos o tres veces al día. Limpia la herida y vuelve a aplicar el ungüento y otro vendaje limpio. Cuando la herida deje de supurar y se forme una costra, ya no tendrás que cubrirla. Continúa manteniendo la herida hidratada y protegida con una ligera capa de ungüento.

  4. Estira la piel humectada con varios movimientos en el área de la herida. Por ejemplo, si la herida está en tu muñeca, gírala en todas direcciones. Mover el área evita que el nuevo tejido se vuelva una cicatriz que restrinja movimientos futuros; esto es especialmente útil si se trata de heridas por quemaduras.

  5. Masajea la cicatriz. Lávate las manos con jabón y agua. Toma el ungüento con las yemas de tus dedos y masajea la cicatriz con un poco de presión. Haz movimientos circulares y en línea recta para incrementar la circulación en esa área. Repite el masaje tres o cuatro veces al día.

  6. Aplica protector solar a la cicatriz expuesta. No expongas tu cicatriz a los rayos solares, pues la pueden oscurecer y hacer más visible. Utiliza un protector con un factor de protección de 30 o más durante el primer año de sanación.

Consejos y advertencias

  • Visita a tu médico para tratar las heridas profundas, abiertas, que aún sangran o que parecen infectadas. Las heridas en la cara u otras áreas expuestas tal vez necesiten intervención médica para reducir las cicatrices y la desfiguración.

Más galerías de fotos



Escrito por piper li | Traducido por diana i. almeida