Cómo destetar a un niño pequeño de bajo peso

Al crecer tu bebé, alcanzará diferentes hitos de desarrollo. Aunque en algún momento vas a tener que destetar a tu hijo, si tu bebé está bajo de peso, es aún más importante de que lo destetes adecuadamente. Si tu hijo bebe demasiados líquidos durante el día, su estómago puede llenarse hasta el punto de que no quiera más alimentos sólidos. Destetar a tu hijo puede verse como una tarea desafiante, pero lo puedes lograr con éxito.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Amamanta a tu hijo por un par de semanas solo cuando te lo pida. No le des leche o le ofrezcas su mamila, pero tampoco se lo prohíbas.

  2. Elimina una alimentación por día por unos días o por una semana. Ofrece a tu hijo una taza de jugo, leche de vaca o un refrigerio cuando quiera que lo amamantes. Esto le permitirá acostumbrarse a tomar menos leche y también le permitirá que tu provisión de leche vaya disminuyendo.

  3. Alimenta a tu hijo con comidas regulares y refrigerios. Habla con tu pediatra sobre la comida con calorías densas que tu hijo deba consumir para ayudarle a ganar peso.

  4. Ofrécele alimentos sólidos primero a la hora de la comida o de su refrigerio. Solo dale líquidos después de que haya comido sus alimentos. Esto evitará que se llene con líquidos antes de comer.

  5. Limita los líquidos de tu hijo. Debe estar tomando tres tazas de leche y dos tazas de jugo a lo largo del día.

  6. Arrúllalo las veces que anteriormente lo alimentabas. El hacerlo es para mantenerlo cercano junto con su alimentación. Pasa el tiempo con tu hijo, abrázalo y léele.

  7. Continúa gradualmente eliminando su tiempo de amamantarlo. Si lo amamantas antes de la hora de dormir se acostumbrará a que sea la última del día. Crea un nuevo ritual para dormirlo para que le ayudes a quedarse dormido. Podrá estar más contento de que lo arrulles a que lo amamantes.

Más galerías de fotos



Escrito por ireland wolfe | Traducido por elizabeth garay ruiz