Desodorante y radioterapia en las mamas

En el pasado, se advertía que los pacientes oncológicos que se sometían a un tratamiento con radiación en las mamas, también denominado radioterapia, no debían usar desodorantes y antitranspirantes durante todo el tratamiento. Sin embargo, las dudas sobre la seguridad o no de usar estos productos si te sometes a la radioterapia se abordaron en varios estudios clínicos.

Usar desodorante o antitranspirante durante la radioterapia

En el pasado, los médicos recomendaban a los pacientes oncológicos que no usaran desodorantes con aluminio durante la radioterapia. Se creía que elementos químicos, como el aluminio presente en los antitranspirantes, podían interactuar con la radiación, de modo que generaban el riesgo de aumentar la dosis de la radiación. Sin embargo, hoy en día se considera seguro usar estos desodorantes durante el tratamiento de radiación en las mamas.

Estudios clínicos

Los resultados de un estudio presentado por el Centro de Alberta Tom Baker, Canadá, indicaron que los pacientes que usaron desodorante durante la radioterapia no fueron más propensos a desarrollar irritación o inflamación en comparación con las personas que no los usaron. En este estudio participaron 198 mujeres que sufrían de cáncer de mamá en etapa 0 hasta la segunda. Las pacientes que usaron desodorante, eligieron un producto a base de aluminio, mientras que quienes no usaban ninguno, sólo lavaron las axilas con agua. Las probabilidades de desarrollar efectos secundarios fueron las mismas para ambos grupos. Además, un estudio de 2009 publicado en la revista Journal of Medical Imaging y Radiation Oncology (Publicación sobre Exámenes Médicos y Radioterapia) concluyó que dejar de usar desodorantes durante la radioterapia no genera ningún beneficio comprobado.

Efectos secundarios de la terapia de radiación sobre los senos

Si bien no existen efectos secundarios comprobados por el uso de desodorante durante el tratamiento con radiación, los pacientes pueden sufrir efectos a corto plazo a causa de la terapia. En general, estos síntomas se observan algunas semanas después de iniciar la el tratamiento. Alrededor de la zona en donde se aplica la radiación puede haber enrojecimiento o ardor, además de sensibilidad dérmica. La piel también se puede descamar, sobre todo en los pliegues debajo de los senos. A menudo los pacientes se sienten fatigados durante el tratamiento. Los efectos secundarios posibles a largo plazo incluyen rigidez, inflamación y cambio temporal en la pigmentación de la piel de las mamas, aunque en general estos síntomas un año después de completar la terapia.

Recomendaciones para ampliar la investigación

En 2009, los médicos del Centro de Hematología y Oncología de Bristol, Reino Unido, sugirieron realizar nuevas investigaciones, incluidas las pruebas de diferentes desodorantes, para probar la fiabilidad de la evaluación de la piel durante el tratamiento y ampliar la investigación para incluir a grupos de pacientes que ya completaron el tratamiento. Un paciente sometido a la radiación debe discutir el problema junto con su médico para obtener recomendaciones para su caso en particular.

Más galerías de fotos



Escrito por kathy karadza | Traducido por vanesa sedeño