Desnutrición en el embarazo

Tu estado de nutrición puede influenciar no sólo tu salud sino la salud de tu bebé. Si tenías el peso bajo o estabas malnutrida antes del embarazo, estás en un alto riesgo de desnutrición durante el mismo. La desnutrición ocurre cuando no consumes las calorías o nutrientes necesarios para mantener un desarrollo y un crecimiento saludable. La nutrición debe ser una consideración principal a lo largo de tu embarazo.

Causas potenciales de desnutrición

Uno de los factores que más contribuyen a la desnutrición en el embarazo es la náusea y los vómitos extremos, también conocidos como hiperemesis. Esto da por resultado una disminución de la ingesta calórica y también una disminución de los nutrientes esenciales. Mientras que la mayoría de las mujeres tiene náusea y vómitos al comienzo de sus embarazos, el problema generalmente se detiene en el segundo trimestre. Siempre discute estas situaciones con tu médico; éste puede darte consejos útiles o prescribir medicaciones de ser necesario. También piensa en lo que comes. Algunas mujeres experimentan antojos durante el embarazo. Aunque nada más pueda parecerte atractivo, aún necesitas consumir una variedad de alimentos. En casos extremos, algunas mujeres comen no comestibles tales como almidón de maíz, tierra o hielo. Consumir este tipo de cosas puede causar estragos en tu cuerpo.

Necesidades durante el embarazo

Durante el embarazo, aumentan tus necesidades calóricas, pero no uses eso como excusa para comer cualquier cosa que quieras. En los primeros tres meses de embarazo, necesitarás 150 calorías adicionales por día para apoyar el desarrollo de tu bebé. Estas necesidades calóricas aumentan a 300 calorías extra por día en el cuarto mes, debido a las demandas del embarazo. La necesidad de otros nutrientes esenciales aumentan también, y la mayoría de los médicos te recomendarán que tomes vitaminas prenatales diarias. Querrás incluir alimentos en tu dieta que sean altos en ácido fólico, hiero, calcio, proteínas, vitaminas B12 y D. Focalízate en comer una variedad de todos los grupos de comidas para garantizar que obtengas los nutrientes necesarios para prevenir la desnutrición.

Riesgos para la salud del bebé

Puedes no ser consciente de que estás embarazada en un principio, lo que hace importante que siempre sigas una dieta saludable. Si estás mal nutrida cuando empieza el embarazo, te faltarán las reservas nutricionales necesarias para apoyar el crecimiento de tu bebé. Un nutriente clave, el ácido fólico, es crucial en el primer trimestre de tu embarazo. Si no obtienes suficiente a través de la dieta o de suplementos, tu bebé está en un alto riesgo de tener defectos del tubo neural. Otras consecuencias de la desnutrición incluyen muerte fetal, nacimiento prematuro, daño cerebral, mortalidad perinatal, subdesarrollo de los órganos infantiles neurológicos, trastornos respiratorios, intestinales y circulatorios.

Riesgos para la salud a largo plazo

Los efectos de la desnutrición varían, basados en cuándo ocurre durante el embarazo. Puede tener resultados que afectan la calidad la calidad de vida de tu bebé en su adultez. La desnutrición durante el embarazo aumenta las posibilidades de que tu bebé padezca diabetes el tipo 2, enfermedades del corazón, osteoporosis, obesidad, cáncer de mama, insuficiencia renal crónica, enfermedades infecciosas, trastornos psiquiátricos y disfunción de órganos. En la niñez, el desarrollo pobre debido a la desnutrición puede llevar a un mal rendimiento en la escuela.

Más galerías de fotos



Escrito por rebecca slayton | Traducido por nuria banus