Cómo deshidratar okra

Un miembro de la misma familia que el hibisco y el algodón, la okra es un cultivo estacional que prospera en climas cálidos. Con un exterior duro y un centro lleno de semillas blandas y jugo mucilaginoso, estas largas vainas verdes son eficaces para engrosar guisos y le dan textura y sabor a los platos. La okra perece rápidamente, por lo que si no se puede utilizar de inmediato, tendrás que conservarla. La deshidratación, el proceso de eliminación de la humedad, te permite almacenar la okra durante un período mucho más largo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Lavador de vegetales
  • Cuchillo
  • Deshidratador
  • Termómetro
  • Contenedor hermético

Instrucciones

  1. Lava las vainas de okra con un lavador de verduras y agua corriente fría para eliminar la suciedad

  2. Corta el tallo y las puntas duras de las vainas con un cuchillo.

  3. Corta las vainas de okra en rebanadas de 1/4 de pulgada (6,35 mm).

  4. Coloca la okra en la bandeja del deshidratador precalentado a 140 °F (60 °C).

  5. Permite que la okra se seque durante 8 a 10 horas. Revisa la temperatura con un termómetro cada dos horas para asegurarte que permanece entre 140 y 150 °F (60 y 66 °C).

  6. Revisa la okra cuando hayan pasado ocho horas y, a partir de ese momento, cada hora, sacando un par de rebanadas y cortándolas. Cuando no salga humedad al cortar o presionar y la textura sea quebradiza, estarán listas.

  7. Enfría la okra a temperatura ambiente antes de empacarlo, en un contenedor hermético.

Consejos y advertencias

  • Guarda la okra deshidratada en un lugar fresco por hasta un año.
  • La okra no necesita ser blanqueada al igual que otras verduras antes de su secado.

Más galerías de fotos



Escrito por melynda sorrels | Traducido por ulises domínguez