¿Cómo deshacerte de pulgadas de tu estómago y muslos?

Si no puedes llevar tus ropas favoritas porque has aumentado de peso en tu estómago, caderas y muslos, es hora de que empieces a moverte para librarte de esos rollitos o de esos muslos excesivamente gruesos. El exceso de peso alrededor de tu cintura, de tus caderas y de tus muslos a menudo es causado por la falta de ejercicio o por una mala alimentación, o por ambos. Además de realizar un buen ejercicio de cardio o algún programa de ejercicios aeróbicos y de consumir una dieta baja en calorías o de cambiar tus hábitos alimenticios, deberás realizar ejercicios que tonifiquen tu abdomen, tus caderas y tus muslos. Habla con tu doctor antes de empezar a llevar a cabo cualquier plan para conseguir tus objetivos.

Nivel de dificultad:
Difícil

Instrucciones

  1. Camina por lo menos durante unos 5 o 10 minutos, incrementando gradualmente tu tiempo de caminata hasta llegar a unos 30 minutos al día. A medida que te fortaleces podrás incrementar la intensidad y la duración de tu caminata. Comienza poco a poco para que tú y tu cuerpo se acostumbren al hábito de ejercitarse.

  2. Realiza una variedad de ejercicios para torcer la cintura varias veces a lo largo del día, para comenzar a tonificar tu músculos oblicuos y quemar más calorías, lo que reducirá tu peso en total. La torsión de palo de escoba es un tipo de ejercicio que puedes hacer estando sentado o parado. Sostén un palo de escoba sobre tu hombros, sosteniendo cada extremo en tus manos. Tuércete lentamente de un lado al otro, manteniendo tu espalda recta y tu abdomen contraído. Haz 25 repeticiones a cada lado. Incrementa tu velocidad y las repeticiones a medida que te fortalezcas.

  3. Ejercítate para quemar calorías extra cada día. Ponte en movimiento con algo de cardio y actividades quemacalorías como andar en patines o en patineta, nadar o jugar tenis. Las entrenadoras elípticas y las escaladoras ofrecen un ejercicio de bajo impacto y que sin embargo quema muchas calorías. Aunque no puedas reducir ciertas áreas de tu cuerpo de manera localizada, puedes enfocarte en ciertas áreas de tu cuerpo, como tu cintura y muslos con ejercicios para tonificar.

  4. Recorta la cantidad de calorías que ingieres cada día. Combinando el ejercicio con una dieta baja en calorías o cambiando tus hábitos alimenticios puedes obtener múltiples beneficios, incluyendo pérdida de peso y reducción tanto de los molestos rollitos como de las piernas gruesas.

Consejos y advertencias

  • Habla con tu doctor sobre realizar una dieta baja en calorías o cambiar otros aspectos de tu estilo de vida para ayudarte a conseguir y mantener un peso adecuado de manera estable.
  • Quema más calorías que las que consumes diariamente para perder peso.
  • Antes de comenzar con una nueva rutina de ejercicios, en especial si has estado inactivo por un largo periodo de tiempo o has sufrido de alguna enfermedad debes consultar con un médico.

Más galerías de fotos



Escrito por denise stern | Traducido por reyes valdes