Cómo deshacerte de la piel seca en tu cara

La piel de tu rostro es la más fina de todo el cuerpo lo que la hace especialmente frágil y propensa a sufrir daños. Un tipo de problema es la piel del rostro seca, escamosa. No sólo es molesto ya que la piel escamosa y seca a menudo pica, sino que también puede ser realmente embarazoso pasearte con tu piel literalmente pelándose. Afortunadamente, no tienes que sufrir con esta molestia difícil. Aunque tu piel probablemente sea más seca en los meses de invierno cuando hay menos humedad en el aire, puede ser un tema a tratar todo el año. Sin embargo, con un poco de limpieza, exfoliación y relajación, puedes deshacerte de tu piel seca escamosa de tu cara y llegar a sentirla tan suave como la de un bebé.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Toallitas para bebé
  • Limpiador facial
  • Leche entera
  • Crema hidratante gruesa
  • Gel de aloe vera fresco

Instrucciones

  1. Exfolia tu rostro un par de veces por semana. Utiliza una toallita de bebé y agua tibia para limpiar suavemente tu cara con pequeños movimientos circulares, con el fin de eliminar la piel seca y escamosa. Las toallitas para bebé son más suaves que las regulares, por lo que tu rostro probablemente se irritará menos con la exfoliación.

  2. Elige el limpiador facial correcto. Busca productos que no contengan lauril sulfato de sodio que agota la humedad de la piel. En su lugar, elige productos que estén libres de fragancias, colorantes y estén etiquetados como "hidratantes".

  3. Usa leche entera en la cara para ayudar a curar la resequedad. La grasa de la leche hidrata y el ácido láctico es un limpiador suave. Humedece la toalla del bebé con la leche y masajéala sobre la cara para limpiarla e hidratarla. Para eliminar las escamas de la piel, empapa la toallita de un bebé en la leche entera fría y colócala sobre el rostro durante 10 minutos.

  4. Aplica una crema hidratante gruesa sobre la piel por unos pocos minutos en la ducha, exfoliando o lavando tu cara para ayudar a sellar la humedad. Hidrata tu cara por lo menos dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche antes de acostarte.

  5. Dale a tu rostro una dosis de hidratación con una mascarilla dos veces por semana. Frota el gel de aloe vera fresco espeso sobre la piel y espera 15 minutos antes de enjuagarlo con agua tibia.

Consejos y advertencias

  • Considera el uso de un humidificador en tu casa si sufres de piel seca, especialmente en los meses de invierno. Esto añadirá humedad al aire que a su vez mantendrá tu piel hidratada.

Más galerías de fotos



Escrito por kimbry parker | Traducido por jane laury