Cómo deshacerte de la cera de los oídos escamosa

Muchas personas piensan que el cerumen es insalubre, pero, sorprendentemente, sus oídos estarían aún más sucios sin ella. El cerumen acumula la suciedad, los aceites y las células muertas de la piel que pasan a través de tu canal auditivo. Al final del canal, la cera se vuelve seca y escamosa, a continuación, se cae de la oreja por sí misma. Si tienes demasiada cera, debes eliminarla antes de que se acumule. Contrariamente a la creencia popular, un hisopo con punta de algodón no ayuda. De hecho, se puede empujar la cera más adentro del canal auditivo. Retira el exceso de cera de los oídos de forma segura para evitar dañar tus delicados oídos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Bolas de algodón
  • Gotas para el oído
  • Aceite para bebé, peróxido de hidrógeno, solución salina y aceite mineral
  • Paño o pañuelos
  • Pera de goma

Instrucciones

  1. Remoja un algodón con una solución de gotas de oído de venta libre. O utiliza aceite de bebé, peróxido de hidrógeno, solución salina o aceite mineral. Usa productos a base de agua para disolver el cerumen y lo que tienen base en aceite para suavizar la cera de modo que se deslice con facilidad.

  2. Inclina la cabeza hacia un lado para que la apertura de la oreja quede hacia arriba, a continuación, mantén la bola de algodón sobre el canal auditivo. No empujes la bola de algodón en el conducto. Mantén la cabeza en esta posición durante un minuto aproximadamente. Esto permite que el líquido gotee en el canal auditivo y afloje o rompa la cera.

  3. Inclina la cabeza hacia el otro lado para permitir que la cera se drene. Utiliza un paño o un papel para recoger el líquido y la cera cuando salgan.

  4. Si todavía sientes que tus oídos están tapados, llena una pera de goma con agua y vierte un poco de agua en el canal auditivo para ayudar a quitar la cera restante.

  5. Repite este procedimiento con la otra oreja, si es necesario.

Consejos y advertencias

  • Si tienes un problema crónico con la cera de los oídos, consulta a un médico especialista en oídos, nariz y garganta para que te la retiren de manera segura. Visita a tu médico si tus oídos se sienten obstruidos o si consideras que tu audición está empeorando debido a la acumulación de cera.
  • Si tienes una perforación del oído, no pongas ningún tipo de ablandadores de cera en los oídos. Un médico puede decirte si tienes una perforación. Los signos incluyen sensibilidad, dolor y erupción cutánea.
  • El uso de tapones para los oídos, auriculares o audífonos durante un largo período de tiempo puede empeorar la compactación de la cera.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa king | Traducido por katherine bastidas