Còmo deshacerse de la presión en los hombros de un sostén

Un buen sostén sostiene y protege tus pechos sin generar incomodidad ni irritación en la piel. Cuando tu sostén te queda bien, las tiras nunca deberían clavarse en tu piel ni ejercer presión sobre tus hombros. Un sostén demasiado ajustado podría causar inflamación de espalda, tensión en el cuello e incluso problemas de respiración, según la British School of Osteopathy. Si las tiras de tu sostén te molestan, no sigas soportando el dolor. Elimina la presión ajustando tu sostén o comprando uno nuevo.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Cinta para medir

Instrucciones

  1. Afloja las tiras de tu sostén si están clavándose o pinchando tu piel. Las tiras no sostienen tus pechos, por lo que aflojarlas no afectará el soporte. Para hacerlo, agarra el broche de plástico o metal de la tira. Tira del broche hacia arriba hasta que las tiras queden cómodas sobre tus hombros. Repite el proceso con la otra tira.

  2. Cambia tu sostén actual por uno nuevo si lo has usado durante muchos años. Con el tiempo, los sostenes pierden su soporte y podrían dejar de quedarte bien.

  3. Mira cómo te queda tu sostén para determinar si estás usando el tamaño equivocado. Si las tiras se clavan en tus hombros incluso después de ajustarlas, podrías necesitar un talle de banda más pequeño. Otras señales de un sostén que no queda bien es una banda que se clava en tu piel o que se siente muy floja. El alambre del sostén debería estar justo debajo de tus pechos, no directamente sobre ellos. Si tus pechos sobresalen por la parte superior o costados del sostén, necesitas un talle más grande.

  4. Encuentra tu talle antes de comprar un nuevo sostén. Sácate la blusa, pero deja tu sostén puesto. Envuelve una cinta para medir alrededor de tu cuerpo justo debajo de tus pechos. Anota la medida en pulgadas, y luego redondea hacia arriba al número redondo más cercano. Sácate el sostén y envuelve la cinta para medir alrededor de la parte más grande de tu busto y luego redondea hacia arriba la medida a un número redondo. Resta la primer medida de la segunda. Si la diferencia es más de media pulgada, tu talle es AA, de media pulgada a una pulgada el talle es A. Eres talle B si la diferencia es de dos pulgadas, C si es de 3, y D si es de 4 pulgadas.

  5. Coloca una protección para hombros en las tiras de tu sostén. Éstas añaden una almohadilla cómoda entre las tiras y tus hombros. Puedes comprarlas en Internet si no las encuentras en las tiendas locales.

Consejos y advertencias

  • Algunas tiendas podrían ofrecer una evaluación profesional gratuita para el sostén. Pregúntale a algún empleado que te mida para averiguar el talle de sostén adecuado para ti.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa king | Traducido por maría marcela mennucci