¿Cómo deshacerse de la grasa del estómago alrededor de la cintura durante la menopausia?

Los cambios hormonales que se producen durante la menopausia producen innumerables transformaciones en tu cuerpo. Uno de los cambios no deseados es la tendencia a almacenar más grasa alrededor de tu abdomen. La desaceleración natural en el metabolismo ocasiona el problema de exceso de acumulación de grasa. Los principios básicos de la pérdida de peso son los mismos independientemente de la edad. Pero a medida que envejeces, la pérdida de peso requiere más disciplina, esfuerzo y compromiso.

Consideraciones para una terapia de hormonas

La terapia de reemplazo hormonal puede ayudarte a aliviar los síntomas de la menopausia al aumentar la reserva de hormonas femeninas en tu cuerpo, las cuales disminuyen naturalmente durante este tiempo. Sin embargo, la doctora Cynthia Stuenkel, portavoz de la North American Menopause Society, dice que estos tratamientos no parecen prevenir el aumento de peso asociado a la menopausia.

Reducción de calorías

A medida que envejeces, la energía de tu cuerpo necesita un cambio, y este no requiere tantas calorías para realizar sus funciones diarias. Tu metabolismo se lentifica. Esto significa que si sigues comiendo la misma cantidad de alimentos que ingerías a los 20, 30 y 40 años ocasionarás un aumento de peso a los 50 años y después. Simplemente debes comer menos de lo habitual si quieres lograr un avance en tus esfuerzos por perder peso. El United States Department of Agriculture ofrece pautas diarias de calorías basadas en la edad, sexo y nivel de actividad. Si eres mayor de 50 años, sólo necesitas alrededor de 1.600 a 2.200 calorías al día, dependiendo de tu nivel de actividad.

Incrementar la actividad física

Si quieres perder grasa del vientre y de otras partes de tu cuerpo durante la menopausia, aumenta tu actividad física. Treinta minutos de actividad física por lo menos cinco días a la semana beneficiarán tu corazón y salud en general. Sin embargo, cuando se trata de pérdida de peso puedes requerir más ejercicio, tal vez hasta 60 minutos diarios. El ejercicio de intensidad moderada funciona mejor, dentro de lo cual un paseo por el parque probablemente no será suficiente para perder peso. El ejercicio moderadamente intenso debe hacerte transpirar y elevar tu ritmo cardíaco y respiración, pero no al nivel de no poder mantener una conversación. Si te resulta difícil dedicar este tiempo durante una sesión, puedes fraccionarlo durante el día, pero las sesiones deben durar al menos 10 minutos para rendir un beneficio óptimo. El entrenamiento de fuerza, el cual debes realizar al menos dos veces a la semana, promueve la formación de los músculos, y el aumento de la masa muscular aumenta el metabolismo. El entrenamiento de fuerza puede incluir levantamiento de pesas o ejercicios de peso corporal.

Mejorar la alimentación

Reduce el consumo de alimentos ricos en colesterol, grasas saturadas y azúcar. Aunque es necesario reducir las calorías, no las disminuyas drásticamente. Si bien esto podría facilitar un descenso rápido de peso, afectará negativamente tus esfuerzos para perder peso en el largo plazo. Una dieta de choque lentificará tu metabolismo y hará que tu cuerpo almacene más grasa después. Un estudio de la Pennsylvania State University descubrió que comer más granos integrales contribuye a la reducción de la grasa del vientre. El estudio dirigido por el Dr. Penny Kris-Etherton analizó 50 pacientes obesos que seguían una dieta baja en calorías. Un grupo comía granos enteros, mientras que el otro comía granos procesados. Si bien todos los participantes perdieron peso, el grupo que consumió granos enteros mostró una reducción específica en la grasa del vientre.

Más galerías de fotos



Escrito por kelli cooper | Traducido por vittore notabene