Cómo deshacerse del vientre colgante después del embarazo

Los músculos abdominales flojos, piel extra, grasa y una faja pélvica relajada ayudan a crear la apariencia de un vientre colgando después del embarazo. Puedes conseguir tu cuerpo previo al embarazo de nuevo, aunque con algunas heridas de batalla, pero va a llevar tiempo y esfuerzo. Sólo dar a luz te ayudó a perder alrededor de 10 libras (4,5 k). Dependiendo de tu aumento de peso durante el embarazo, esas 10 libras pueden no ser mucho en tu abdomen. Aprende a apretar esa cintura pélvica y quemar calorías para empezar a ver la diferencia.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Involucra a tu bebé durante tu ejercicio aeróbico. Comienza lento, incluso una caminata de una milla (1,6 km) te ayudará a quemar 100 calorías. Lleva al bebé de paseo en el cochecito todos los días. Cuando te sientas más en forma y con confianza, puedes intentar trotar con el cochecito y aumentar tu ritmo y la distancia.

  2. Busca quemar la grasa del abdomen con pilates o yoga. Comienza con inclinaciones pélvicas y agrega ejercicios según la tolerancia.

  3. Acuéstate en el suelo boca arriba con las rodillas dobladas y los pies plantados. Inhala y levanta la pelvis hacia el techo lentamente mientras exhalas. Mantén tu espalda y hombros tocando el suelo durante todo el ejercicio, y sólo la pelvis deben moverse. Vuelve a la posición inicial y repite 3 series de 15 repeticiones según la tolerancia.

  4. Come verduras, frutas, productos lácteos sin grasa y proteínas magras. No pases hambre o te saltees comidas, especialmente si estás amamantando. Saltarse las comidas puede realmente hacer que te aferres a la grasa del vientre, porque tu metabolismo se ralentizará.

  5. Amamanta a tu bebé si no lo estás haciendo. Las madres que amamantan pierden peso más rápido que sus contrapartes que alimentan con biberón. Tu útero se contraerá y reducirá a su tamaño original rápido debido a la liberación de la hormona oxitocina. También podrás disfrutar de un extra de 500 calorías al día sólo para apoyar la producción de leche materna.

  6. Bebe mucha agua durante todo el día. Mantener el cuerpo hidratado puede ayudar con tu elasticidad de la piel, pérdida de peso y la salud general después del parto. Apunta por lo menos ocho vasos de 8 oz (220 ml) al día, y más aún si estás amamantando.

Consejos y advertencias

  • Habla con tu médico antes de reanudar un programa de ejercicios, especialmente si has tenido una cesárea.
  • El aumento del sangrado vaginal o dolor puede significar que tu cuerpo todavía no está listo para la actividad física. Tómalo con calma durante algunos días y habla con tu médico antes de reanudar el ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por juliet wilkinson | Traducido por mariana nonino