Cómo deshacerse del peso líquido después del embarazo

El aumento de peso líquido es un efecto secundario común del embarazo, especialmente durante los últimos meses. Aunque puedes estar ansiosa por deshacerse de los kilos de más tan pronto como sea posible, bajar de peso toma tiempo. Muchas mujeres pierden el exceso de agua dentro de la primera semana después del parto y sin mucho esfuerzo. Concéntrate en la pérdida de peso de forma gradual mediante el ejercicio regular, una dieta saludable y bebiendo mucha agua. Consulta a tu médico si continúas reteniendo líquido varias semanas después del parto.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Limita tu consumo de sodio. Durante el embarazo, el cuerpo retiene electrolitos, como el sodio, para acompañar el incremento de los líquidos corporales. Se tarda unos pocos días para que tu cuerpo vuelva a su equilibrio de sodio normal. Reducir el consumo de alimentos altos en sodio puede ayudar a restaurar los niveles normales de este mineral y a eliminar el peso del agua. Lee las etiquetas de ingredientes y pregunta acerca del sodio añadido al comer en un restaurante.

  2. Mantente hidratada. Aunque la hidratación es esencial durante el embarazo, también es importante después del parto. La deshidratación provoca retención de agua y puede interferir con la producción de leche si estás amamantando. Haz un esfuerzo para beber al menos ocho vasos de agua al día. Puedes tener un vaso de agua cerca cuando alimentas a tu bebé y llevar una botella de agua contigo en todo momento. Limita tu consumo de bebidas con cafeína, ya que pueden causar deshidratación. Toma agua, jugo de arándano (cranberry) o jugo de pomelo (grapefruit) para hidratar adecuadamente tu cuerpo.

  3. Aumenta tu consumo de potasio. El potasio ayuda a regular el equilibrio hidroelectrolítico de tu cuerpo, lo que ayuda a manejar la retención de agua. Si el cuerpo carece de potasio, vas a retener agua debido a que tu cuerpo no puede regular los niveles de líquidos con precisión. Los plátanos, las naranjas, las espinacas y el brócoli son las frutas y verduras ricas en potasio. Consume al menos 5 g de potasio al día para mantener los fluidos del cuerpo equilibrados.

  4. Haz ejercicio con regularidad. Aunque es posible que no puedas participar en un ejercicio intenso inmediatamente después del parto, el ejercicio moderado puede ayudar a reducir la retención de agua. El ejercicio regular mueve tu cuerpo y tus piernas, lo que también puede aliviar la inflamación en los pies y los tobillos después del parto. Sal a caminar con tu bebé en su coche, anda en bicicleta o nada. Debes aspirar a realizar 30 minutos de ejercicio cinco días a la semana.

Más galerías de fotos



Escrito por adrienne weeks | Traducido por mar bradshaw