Cómo puedo deshacerme de la piel seca de mi nariz

La piel seca de tu nariz puede ser el resultado de varias causas, por ejemplo, los cosméticos y los jabones que utilizas pueden hacer que la piel de tu nariz se seque y, el proceso de envejecimiento puede también puede causar este problema debido a que las glándulas sebáceas se vuelven lentas con la edad. Trata la piel seca de tu nariz de la misma forma que lo harías con el resto de tu rostro y así lograrás deshacerte de este problema.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Limpiador humectante
  • Tóner libre de alcohol
  • Hisopo
  • Crema humectante
  • Máscara humectante

Instrucciones

  1. Lávate tu nariz con un limpiador humectante. Utiliza uno que contenga ingredientes como rosa y aceite de oliva. Para comenzar, humedece tu nariz muy bien antes de aplicar el producto y luego enjuaga todos los restos que pueda haber, deja que tu nariz se seque con el aire. Límpiate con una almohadilla de algodón humedecida con un poco de tóner hidratante libre de alcohol.

  2. Dispersa un poco de crema humectante sobre tu nariz mientras esté apenas húmeda. Elige un producto que contenga ingredientes nutritivos como aceite de rosa, de aguacate o una mezcla de ellos. Aplica la crema a la piel en tu nariz no sólo después de haberte lavado, sino siempre que la sientas áspera o seca.

  3. Aplícate una máscara una o dos veces por semana y asegúrate de que sea de aquellas que exfolien suavemente y humecten. Dispérsala por toda tu nariz y déjatela tanto tiempo como indiquen las instrucciones en la etiqueta, luego enjuágate muy bien.

  4. Bebe bastante agua. El consumo del agua es muy importante, ya que hidrata la piel. Asimismo, evitando ambientes secos ayudarás a que tu piel esté mejor hidratada.

  5. Aplícate pantalla solar libre de alcohol sobre tu nariz. Colócate unos suaves toques antes de que vayas afuera y vuelve a aplicarte el producto cada vez que vayas a estar bajo el sol por un largo periodo de tiempo.

Más galerías de fotos



Escrito por grace covelli | Traducido por stefanía saravia