Cómo deshacerme del rollo de grasa encima de mi cola

Existe una ecuación sencilla para perder peso: o reduces las calorías que comes o aumentas las calorías que quemas. Sólo cuando tu cuerpo tiene un déficit de energía, quemará grasa. Hacer ejercicio aumenta las demandas de energía de tu cuerpo y quema grasa. Combina ejercicio cardiovascular regular y entrenamiento de fuerza con una dieta baja en calorías para aumentar tu quema general de grasa. Sin embargo, no existe un ejercicio mágico que queme grasa sólo en un área específica.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

    Aumenta la quema de grasa

  1. Haz ejercicios cardiovasculares de intensidad moderada tres veces a la semana para aumentar tu tasa metabólica y quemar grasa. Haz ejercicios que te gusten, como trotar, montar bicicleta y caminar, o haz actividades como arreglar el jardín y jugar con tus hijos. Todo esto cuenta como ejercicios de intensidad moderada, según los Centers for Disease Control and Prevention.

  2. Haz entrenamiento de fuerza por lo menos dos veces a la semana. Aumentar tu masa muscular aumentará tu tasa metabólica, lo que te ayudará a quemar grasa encima de tu cola, entre otros lugares. Ejercita los músculos de todo tu cuerpo con ejercicios como nadar, entrenar no pesas o escalar.

  3. Aumenta tus actividades diarias con unos cuantos pasos fáciles. Estaciona en el extremo más alejado del estacionamiento, toma las escaleras en vez del ascensor, camina hacia donde almuerzas o haz tu propio almuerzo y camina a un parque cercano para disfrutarlo. Aunque estas actividades sólo aumentan el uso de energía ligeramente, las calorías extras que quemes se sumarán con el tiempo.

    Reduce calorías

  1. Usa cortes magros de carne, pechugas de pollo sin piel y pescados blancos magros como tus fuentes de proteína. No necesitas dejar de comer tus alimentos favoritos, simplemente cambia la forma en la que los cocinas. Evita las carnes fritas y elimina toda la grasa visible de tus carnes. Evita también la carne molida que contenga más de un 10% de grasa. Usa más bien carne molida extra-magra, pavo o pollo.

  2. Haz tus comidas usando ingredientes frescos y saludables que sean bajos en calorías y ricos en fibra. Estos te llenarán y harán que comas menos alimentos ricos en calorías. Por ejemplo, reemplaza la pasta, arroz y papas ricos en calorías por una ensalada verde o verduras a la parrilla como espárragos, calabacín, champiñones, pimentones y espinaca. Combínalos con carne de res, pescado o pollo a la parrilla.

  3. Come comidas pequeñas y saludables frecuentemente para evitar tener antojos poco saludables. Cuando comes una pequeña comida o bocadillo cada pocas horas, mantienes estables a tus niveles de azúcar en la sangre, lo que puede evitar visitas a la máquina expendedora para comprar bocadillos como sodas, barras de chocolate y chips. Lleva bocadillos como zanahorias bebé, uvas, manzanas, yogurt o gelatina libre de azúcar al trabajo o cómete algo de esto antes y después del almuerzo.

  4. Come un desayuno que te llene, como avena con bayas frescas o una tortilla de claras de huevo con verduras. Las personas que comen desayuno son más exitosas en la pérdida y mantenimiento de peso, según la publicación de la USDA "Dietary Guidelines for Americans 2010".

Consejos y advertencias

  • Consulta siempre a tu médico antes de comenzar un nuevo programa de dieta y ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por maria parepalo | Traducido por ana maría guevara