¿Puedo deshacerme de la celulitis en el rostro?

La celulitis se identifica por la formación de hoyuelos o textura desigual de la piel por medio de depósitos de grasa justo debajo de la piel. Aunque en general se presenta en las nalgas y los muslos, algunas personas sufren de pequeños depósitos grasos en el rostro, sobre todo alrededor de la línea de la mandíbula y el cuello. Aunque la celulitis es difícil de tratar una vez que se formó, hay algunas opciones disponibles para suavizar la piel y descomponer los depósitos de grasa. Consulta con tu médico antes de comenzar cualquier tratamiento para deshacerte de la celulitis del rostro, para asegurarte de que no sufres de problemas médicos subyacentes.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Consume una dieta saludable, con pocas calorías, y realiza ejercicios con regularidad para perder peso. Una vez que pierdes peso en tu rostro, la celulitis será menos visible, según indica el sitio web de la clínica Mayo. Aunque disminuye la formación de celulitis, la pérdida de peso no podrá eliminarla por completo.

  2. Aplica una crema recetada o de venta libre para mejorar la textura de la piel y descomponer los depósitos de grasa. Según DermNetNZ, los retinoles tópicos demostraron resultados increíbles después de usarlos durante 6 meses. No está probado que las cremas a base de hierbas descomponen la celulitis, y pueden causar reacciones alérgicas, de modo que debes usarlas con precaución.

  3. Masajea el rostro durante 5 a 10 minutos por día para descomponer los depósitos de grasa. Según informa el sitio web de la clínica Mayo, se cree que el masaje intenso disminuye la formación de celulitis, aunque algunos estudios demostraron que esos efectos son temporales.

  4. Consulta con tu dermatólogo para someterte a un tratamiento dérmico de ultrasonido o láser. Según el sitio web DermNetNZ, ambas opciones destruyen las células grasas debajo de la piel mientras que proporcionan tonicidad y textura.

Más galerías de fotos



Escrito por sharin griffin | Traducido por vanesa sedeño