Descripción de flexibilidad en un plan de acondicionamiento físico

Aunque con frecuencia se hace a un lado y no se le presta mucha atención, la flexibilidad es uno de los cinco componentes del acondicionamiento físico. Ser flexible no te reducirá tu grasa corporal ni incrementara tus músculos, pero te ayuda a mantener tu funcionamiento físico y reduce el riesgo de alguna lesión. Incorporar estiramientos con regularidad en tu plan de acondicionamiento en el momento adecuado y con la frecuencia necesaria aumentarán tu nivel de flexibilidad.

Definición de flexibilidad

La flexibilidad es el rango de movimiento que tienes en cada una de las articulaciones y se le conoce como rango de movimiento. Debes tener un cierto nivel de movimiento en las articulaciones. Cuando tus músculos están tensos y ajustados, con frecuencia jalan a los huesos y limitan el rango normal de movimiento. De acuerdo con Chat Williams, del National Strength and Conditioning Association (Asociación Nacional de Fuerza y Acondicionamiento), la edad, el género, y los niveles de actividad física influyen la flexibilidad, al igual que la estructura muscular y esquelética.

Importancia de la flexibilidad

Tener un nivel de flexibilidad sano es importante para mejorar el movimiento y disminuir el riesgo de sufrir alguna lesión. Si tu flexibilidad es limitada, puedes lastimarte y sufrir dolor. Cuando tus músculos están tensos, tu desempeño físico se ve afectado de forma adversa por la falta de movilidad. Debido a largas horas sentado tu espalda baja, los glúteos y los muslos se pueden tensar, lo que hace que se jalen hacia la pelvis. Esto afecta tu postura y conlleva a dolor lumbar, pero el estiramiento mantiene la espina dorsal mejor alineada. De acuerdo con el American Council on Exercise (Consejo Norteamericano de Ejercicio), ser más flexible reduce el riesgo de lesión porque los músculos son menos propensos a sobre estirarse durante la actividad.

Mejorando la flexibilidad

Puedes aumentar tu flexibilidad de forma significativa con estiramiento estático constante. El estiramiento estático implica ponerse en una posición en donde el músculo se extiende y después se mantiene esa posición por un cierto periodo de tiempo. El mejor momento para hacer estiramiento es cuando el músculo está caliente, así que haz de cinco a diez minutos de ejercicio aeróbico ligero, o inserta un poco de estiramiento después de tu ejercicio cardio-vascular. Realiza cada estiramiento de tres a cinco veces y mantenlo de 30 a 60 segundos. Evita realizar estiramiento el estático antes de tus ejercicios, ya que puede afectar tu desempeño de forma negativa porque relaja al sistema neuromuscular.

Flexibilidad dinámica

El trabajo de flexibilidad también puede utilizarse como preparación para el ejercicio, pero debes realizar estiramientos dinámicos en lugar de estáticos. Los estiramientos dinámicos alargan los músculos, pero requieren de movimiento. Por ejemplo, da un paso y lleva una de tus rodillas al pecho, de inmediato cambia a la otra pierna. Este tipo de estiramiento estimula tu sistema nueromuscular y aumenta la temperatura de tu cuerpo así como el flujo de sangre.

Más galerías de fotos



Escrito por kim nunley | Traducido por ricardo frot