Descripción del éxtasis de un corredor

Cuando se les pregunta a los corredores sobre sus motivaciones para ejercitarse, a menudo responden que lo hacen por placer. Muchos experimentan la euforia y calma del corredor. La creencia de que el entrenamiento en resistencia puede mejorar el ánimo y aliviar la ansiedad es compartida. Estos efectos se han atribuido a la producción de endorfinas, los opioides naturales del cuerpo, en el cerebro durante el ejercicio. Las nuevas técnicas para registrar los cambios en el cerebro han aportado evidencia que sostiene la teoría de las endorfinas.

La teoría de las endorfinas

Por un tiempo, la teoría tras el éxtasis de los corredores giraba sólo alrededor de las endorfinas, que son neurotransmisores que actúan sobre los receptores opioides del cuerpo. Algunas drogas, como la morfina, actúan en los mismos receptores que producen los sentimientos de euforia. La teoría de las endorfinas propone que la actividad física intensa puede alterar tu estado de ánimo debido a sus efectos bioquímicos. Un estudio llevado a cabo en 1980 sugirió que las endorfinas eran sólo responsables de forma parcial en lel éxtasis de los corredores. Las personas experimentaron el placer de correr incluso cuando sus receptores estaban bloqueados, de acuerdo con “The Runner's Body: How the Latest Exercise Science Can Help You Run Stronger, Longer, and Faster,” por Ross Tucker yJonathan Dugas. Si bien los científicos pueden medir las endorfinas en el torrente sanguíneo luego del ejercicio, no pueden buscarlas en el cerebro sin hacer un abordaje espinal antes y después del ejercicio.

La evidencia

Un grupo de investigación en la Munich Technical University usó la tomografía de emisión de positrones para medir los niveles de endorfinas de 10 corredores. Los inyectaron con marcadores químicos para rastrear la unión de las endorfinas a los receptores opioides en los cerebros. De acuerdo con “The Runner's High: Opioidergic Mechanisms in the Human Brain,” escrito principalmente por el investigador líder Henning Boecker, las pruebas consistieron en un escaneo de base antes de que los corredores corran por dos horas, y luego se hizo otro. Este último reveló que las áreas del cerebro asociadas a las emociones y al placer, la corteza prefrontal y el sistema límbico, estaban inundadas de endorfinas.

Ritmos cerebrales

El ritmo de la actividad de tu cerebro cambia cuando corres. El ejercicio induce un estado de onda alfa, un patrón neural que produce los sentimientos de calma y relajación, según Tucker y Dugas. Cuando meditas, el cerebro produce el mismo tipo de ritmos alpha. Los científicos pueden medir estos ritmos con sensores electroencefálográficos colocados en tu cabeza. El ejercicio estimula las áreas del cerebro asociadas a las actividades motoras y actúa simultáneamente para bloquear las áreas que controlan el pensamiento. Como efecto, la mente se vacía cuando haces ejercicio intenso.

Otros neurotransmisores

Los corredores y otros atletas, como las bailarinas, pueden hacer entrenamientos que llevan a sus cuerpos al límite de estrés, causando que sus niveles de dopamina aumenten. Esto resulta en un aumento en el umbral del dolor. De acuerdo con Sharon Klayman Farber’s book “Hungry for Ecstasy: Trauma, the Brain, and the Influence of the Sixties”, el corredor Kuoros dice que alcanza un punto en donde su cuerpo está derrotado, y el mando lo toma la mente. Compara este estado a una experiencia extática extra corpórea. Correr también aumenta otros neurotransmisores, como norepinefrina y serotonina, que mejoran tu ánimo.

Más galerías de fotos



Escrito por kay tang | Traducido por mariela rebelo