Cómo descongelar la masa para pizza

La masa de pizza se conserva muy bien en el congelador y se debe utilizar dentro de uno o dos meses de almacenamiento. Utilizando un método de descongelación frío, frente a colocarlo en el microondas o dejarla descongelar en la encimera a temperatura ambiente, te aseguras de que no se sobrecaliente la masa antes de que se coloque en el horno. Una vez descongelada, el objetivo es utilizar la masa de pizza en uno a tres días. De lo contrario, la masa puede agriarse ya que le baja el gluten a la levadura, lo que la hace más difícil de moldear.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Tazón de tamaño medio

Instrucciones

    Método del refrigerador

  1. Retira la masa de la pizza de tu congelador, guardándola en la bolsa de almacenamiento, y colocarlo en un recipiente con suficiente espacio para que se expanda.

  2. Deja que la masa de pizza se descongele durante la noche hasta que la masa comience a ablandarse y elevarse dentro de la bolsa. Notarás diminutas burbujas en la masa.

  3. Retira la masa del envoltorio plástico y deja reposar en la mesa durante aproximadamente una hora antes de empezar a hacer la pizza.

    Baño de agua fría

  1. Retira la masa de la pizza de tu congelador y colócala en un recipiente de tamaño mediano, mientras que todavía esté en una bolsa de plástico.

  2. Llena el recipiente con agua fría y sumerge la pasta de la pizza en el interior del recipiente.

  3. Deja que la masa de pizza se descongele durante una a dos horas hasta que sea maleable y se haya incrementado ligeramente en la bolsa. Pequeñas burbujas estarán presentes en la superficie de la masa.

  4. Quita la masa de la pizza descongelada de la bolsa de plástico y deséchala.

  5. Deja reposar la masa de pizza en un recipiente seco durante aproximadamente una hora antes de comenzar a hacer tu pastel.

Consejos y advertencias

  • Si estás teniendo problemas para trabajar con la masa, cubre con plástico y déjela a un lado por aproximadamente 15 minutos en el mostrador. Esto permite que la masa se flexibilice un poco más y hará que sea más fácil de trabajar.
  • Nunca permitas que tu masa de pizza se asiente por más de dos horas a temperatura ambiente, o más de una hora a una temperatura de 90 grados Fahrenheit o más. A esas temperaturas, las bacterias dañinas pueden empezar a crecer.
  • Si se trabaja con una gran bola de masa que está tomando más de dos horas para descongelar utilizando el método de agua fría, cambia el agua para asegurarte de que se mantenga fría.

Más galerías de fotos



Escrito por scott damon | Traducido por andrés marino ruiz