Desayuno sano sin huevos

Comenzar tu día con un desayuno sano puede ayudarte a concentrarte durante toda la mañana y a resistir la tentación de picotear alimentos no tan sanos antes del almuerzo. No es necesario incluir huevos como parte de un desayuno equilibrado, pero es bueno incluir algo de cada grupo principal de alimentos.

Cereales integrales

Los cereales integrales son una de las partes más importantes de un desayuno sano porque ayudan a disminuir el riesgo de sufrir enfermedades coronarias y diabetes tipo 2, según una publicación de 2008 de "Harvard Heart Letter". Busca variedades de trigo integral entre los favoritos de tu desayuno, como los bagels, los muffins ingleses o las tostadas. La avena y el arroz integral son otras buenas elecciones. Endúlzalos con un poco de miel o con pasas de uva para hacerlos más palatables, si lo deseas. Si estás apurado, opta por un cereal multigrano con alto contenido de fibra para sentirte más satisfecho durante toda la mañana.

Productos lácteos descremados

Elige productos lácteos descremados para no sobrepasar el consumo diario de grasas antes de siquiera comenzar tu jornada. Agrega queso reducir en grasas a una tortilla de trigo integral o cubre un bagel con una capa delgada de queso crema reducido en grasas. Elige leche descremada si la usas junto al cereal o si bebes un vaso con el desayuno. Una buena opción si desayunas en movimiento es tomar yogur descremado con frutos secos, granola o frutas. Simplemente intenta consumir porciones pequeñas; excederte en el consumo de lácteos puede agregar una cantidad considerable de calorías.

Frutas y vegetales

Las frutas y vegetales aportan fibra e importantes vitaminas y minerales a tu desayuno, además de tener pocas calorías y grasas. Agrega frutas en rodajas o bayas a tu cereal o a una tostada o bagel. Los vegetales pueden no parecer una opción usual para el desayuno, pero agregarlos a una tortilla con queso te permiten comer algo sabroso y rápido. Saltea un poco de cebollas, pimiento y hongos junto a tus condimentos preferidos y ponlos sobre una tostada, o simplemente cómelos como están. Puedes agregar vegetales a un licuado de frutas para disimular el sabor si no quieres que sea lo primero que comes en la mañana.

Proteína magra

Las mujeres adultas necesitan 46 gramos de proteína por día y los hombres, unos 56, según el Centers for Disease Control and Prevention. El desayuno es una buena oportunidad para comenzar a cubrir tus requerimientos diarios de proteína y ayudará a que te sientas satisfecho durante más tiempo. Agrega una rodaja de pavo o pollo magros a un sándwich o envuelto de desayuno. Las nueces están repletas de proteínas y grasas sanas, así que rocíalas sobre tu avena o yogur o esparce una porción de mantequillas de maní sobre una manzana o tallos de apio. Evita las carnes procesadas como el tocino y las salchichas. Estos tienen mucha sal y grasas.

Más galerías de fotos



Escrito por jill lee | Traducido por mariana palma