Desayuno saludable para una mujer embarazada

Como una futura mamá, quieres asegurarte que tu bebé tenga todo lo que necesita. Mientras puedes estar pensando en una cuna y en un asiento para el auto, también quieres asegurarte de que tenga los nutrientes adecuados para un crecimiento y desarrollo adecuado mientras está en el vientre. Empezar tu día con un desayuno saludable puede ayudarte para comer bien el resto del día.

Granos enteros para la energía

Los granos son una parte importante de tu dieta cuando estás embarazada. Te proveen carbohidratos, que son la fuente preferida de energía de tu cuerpo, hierro, vitamina B, ácido fólico y fibra. El ácido fólico es especialmente importante durante el embarazo porque ayuda a prevenir defectos de nacimiento en la médula espinal. Por lo menos la mitad de los granos que comas diariamente debe venir de granos enteros. Existen una gran cantidad de alimentos de grano entero que puedes elegir para el desayuno, incluyendo avena, cereal integral, pan integral o hotcakes o waffles de harina integral.

Fibra para la regularidad

Cuando estás embarazada, quieres asegurarte de consumir la fibra suficiente para prevenir la constipación y hemorroides. Comer la fruta entera en el desayuno puede ayudarte a obtener algo de la fibra que necesitas. Además, muchas frutas son una buena fuente de vitaminas A y C. Las buenas opciones de fruta en el desayuno incluyen bayas, plátanos, naranjas, melón y manzanas.

Proteína: constructor de sangre

El problema nutricional más común que enfrentan las mujeres embarazadas es la deficiencia de hierro, de acuerdo a la Academy of Nutrition and Dietetics. Para prevenir esta falta, es importante que comas alimentos fuente de hierro a lo largo del día, incluso en el desayuno. La carne, las aves, mariscos y frijoles son buenas fuentes de hierro y proteína. Mientras que normalmente no comerías este tipo de alimento en el desayuno, encajarlos de vez en cuando puede ayudar a tus reservas de hierro. Trata de comer medio sandwich de carne asada o un plato con cereal fortificado con hierro para una comida llena de hierro. Aún vegetales verdes, como las espinacas y la col, pueden ser añadidos a un omelet en el desayuno para elevar tus niveles de hierro.

Lácteos para la salud de los huesos

Cuando estás embarazada, no solo necesitas calcio para tus huesos, también lo necesitas para el desarrollo de los huesos y dientes del bebé, así como para el corazón, los nervios y los músculos. Los alimentos lácteos, incluyendo la leche, el yogurt y el queso son buenas fuentes de calcio. Para ayudarte a cubrir tus necesidades diarias de calcio de 1.000 miligramos, trata de tener una buena fuente de calcio en el desayuno.

Poniendo todo junto

Ahora que sabes el qué y el porqué de un desayuno saludable durante tu embarazo, algunos ejemplos de comida pueden ayudarte a ver como todo encaja. En las mañanas frías, avena caliente con plátano rebanado y almendras picadas con un recipiente con yogurt bajo en calorías hace una buena elección. Ó, un omelet de queso con pavo picado, pan integral y una naranja fresca puede ayudarte a cubrir tu necesidad diaria de hierro, calcio y ácido fólico. Si necesitas comer en el camino, haz un licuado con yogurt de vainilla bajo en grasa, fresas, plátano, col y hielo.

Más galerías de fotos



Escrito por jill corleone, rdn, ld | Traducido por esteban arenas