Desayuno fácilmente digerible

Un desayuno fácilmente digerible consiste de alimentos simples que no provoquen la sobre producción de ácido gástrico que puede causar dolores de estómago o gastritis. La gastritis es la inflamación del recubrimiento del estómago que podría ser ocasional o crónica. Puede causar náuseas, dolor abdominal o vómito. Consulta a tu proveedor de servicios de salud si experimentas estos símbolos frecuentemente, pero aún si no lo haces, considera comenzar tu día con alimentos fácilmente digeribles como medida preventiva.

Elige alimentos bajos en grasa


Las hojuelas de maíz son bajas en grasa.

Debido a que las grasas son difíciles de digerir, consume lo menos posible de grasas en la mañana. Cubre panecillo tostado o bajo en grasas con una mermelada sin azúcar en lugar de mantequilla o margarina, y reemplaza la mantequilla y la miel en los panqueques con yogur sin grasa y frutas frescas no cítricas. Evita las carnes grasosas en el desayuno como el tocino y las salchichas porque pueden incrementar la inflamación y causar acidez gástrica e indigestión. Los cereales como hojuelas de maíz o la crema de arroz son bajos en grasa, rápidos para ser preparados y fáciles de ser digeridos.

Sáltate el jugo de naranja y el café


La cafeína estimula la producción de ácido gástrico.

El jugo de naranja y el café son básicos en el desayuno pero ambos pueden ser terribles para un sistema digestivo sensible. Debido a que la cafeína alienta la producción de ácido en el estómago, la Cleveland Clinic recomienda evitar el café y otras bebidas que contienen cafeína. En lugar de esto, bebe tés hierbales. Los jugos de tomate y de cítricos contienen ácidos que pueden causar indigestión. Los jugos de arándano y de arándano con zarzamoras, los néctares y el jugo de manzana o uva diluidos son sustitutos sugeridos por la Seattle Cancer Care Alliance en su lista de alimentos fácilmente digeribles.

Elimina los lácteos


La leche puede ser difícil de digerir para las personas intolerantes a la lactosa.

La lactosa es una forma de azúcar que se encuentra en la leche y otros productos lácteos. Casi 30 millones de estadounidenses desarrollan algún nivel de intolerancia a la lactosa (la inhabilidad de digerir adecuadamente la lactosa) para cuando tienen 20 años. Para evitar problemas estomacales causados por la intolerancia a la lactosa y hacer que tu desayuno sea más fácil de digerir, prueba tomar leche deslactosada, leche de soya o de arroz para tu cereal o para beber.

Incluye proteínas magras


Las claras de huevo revueltas con una tortilla baja en grasa proveen proteínas.

Un sitio web recomienda un desayuno que incluya un balance de carbohidratos complejos y proteínas con una pequeña cantidad de grasa. Las claras de huevo y las carnes magras, como el tocino canadiense, son fuentes bajas en grasas con proteínas de alta calidad que son fáciles de digerir y pueden mantenerte satisfecho durante más tiempo que los carbohidratos solos. Cocínalos en una sartén con teflón sin agregar aceite o mantequilla para retener sus propiedades saludables.

Más galerías de fotos



Escrito por margo steele | Traducido por laura gsa