Desarrollo social y emocional de los niños con padres que trabajan

Desde que las mujeres empezaron a entrar en la fuerza de trabajo en número creciente a finales del siglo 20, los psicólogos y expertos en desarrollo infantil han puesto en duda los efectos en el desarrollo general de los hijos de padres que trabajan. Muchas familias deben contar con el apoyo financiero de ambos padres, lo que obliga a la familia a tener dos ingresos, pero el desarrollo social y emocional saludable depende de algo más que la cantidad de tiempo que se pasa con los niños.

Importancia del vinculo

Muchos factores, como los estilos de crianza de los hijos, la disponibilidad de los padres, la presencia o ausencia de los hermanos, el estatus socioeconómico y el temperamento individual del niño, influyen en su desarrollo social y emocional. Uno de los factores más importantes para el desarrollo social y emocional normal, sin embargo, es la capacidad de un niño de relacionarse con sus padres, desde el momento en que sale del vientre materno. La vinculación de los padres ayuda al niño a sentirse seguro, protegido, alimentado y amado. Según HelpGuide.org, el vínculo entre padres e hijos es uno de los predictores más fuertes de la salud mental, social, física y emocional.

Calidad vs. cantidad

La calidad del tiempo que pasas con tu hijo puede ser más importante que la cantidad. Los padres que proporcionan el cuidado de niños durante todo el día y tratan de seguir todas las reglas convencionales de la crianza de los hijos todavía pueden ser incapaces de formar un vínculo seguro con sus hijos, según un estudio pivotal publicado en 2000 por el Comité para la Integración de la Ciencia de Desarrollo de la Primera Infancia. Los padres que trabajan que hacen del tiempo para la familia una prioridad y están comprometidos con el desarrollo de sus hijos son tan capaces de establecer un vínculo sano con el niño como los padres que no trabajan. Crear un apego seguro y saludable con tu hijo requiere más que una cierta cantidad de tiempo que pasamos juntos, que requiere el amor, crianza, compromiso, atención a las necesidades físicas y desarrollar un sentido de conexión con tu hijo.

Potenciales efectos negativos

Ciertos factores pueden influir negativamente en el desarrollo social y emocional del niño y afectar su capacidad para vincularse con los padres que trabajan. De acuerdo a una revisión clínica publicada en 2009 en el "Michigan Family Review," factores como los horarios de trabajo no estándares y las tensiones financieras pueden tener un impacto negativo en el desarrollo social, emocional y conductual de los niños, resultando en problemas de conducta y bajo rendimiento académico . La calidad y la cantidad de tiempo empleado en los centros de atención infantil también puede afectar el desarrollo. Un estudio longitudinal publicado en la edición de mayo / junio de la revista "Child Development" encontró que los adolescentes que pasaron la mayor parte del tiempo en los centros de atención infantil con niños de corta edad eran más propensos a exhibir la impulsividad y las conductas de riesgo que sus pares que habían pasado menos tiempo en las guarderías.

Posibles beneficios

A pesar de los posibles efectos negativos de tener padres que trabajan, los niños también pueden experimentar ciertos beneficios si tienen padres que asisten a trabajar con responsabilidad a sus necesidades. Según HealthyChildren.org, los niños con padres que trabajan pueden ver el mundo como un lugar menos amenazador. Ellos pueden sentir una sensación de orgullo al saber que sus padres tienen carreras (las niñas, en particular, pueden sentirse motivadas y tener un sentido de que tienen más opciones de carrera si tienen una madre que trabaja) y la participación en una guardería de calidad o centros de atención para después de la escuela se ha vinculado a los rasgos positivos en el desarrollo de los niños en las áreas de desarrollo cognitivo, social y emocional, de acuerdo con la Extensión Cooperativa de la Universidad de Cornell.

Más galerías de fotos



Escrito por ashley miller | Traducido por vanina frickel