Desarrollo psicosocial en un niño con discapacidad visual

De acuerdo con la Texas School for the Blind and Visually Impaired, una discapacidad visual es cuando alguna parte del proceso de la visión no funciona de forma normal, incluyendo el control de la visión por parte del sistema nervioso central. Si la discapacidad se relaciona con una parte defectuosa, usualmente está presente desde el nacimiento y puede afectar el desarrollo normal en muchas áreas. Dado que los hitos normales del desarrollo se basan en un niño cuya visión está intacta, los niños con discapacidad visual tal vez parezcan tener un retraso en lo reference a alcanzar los parámetros psicosociales.

Habilidades motoras y locomoción

Las habilidades motoras son una de las áreas que más se ven afectadas por la discapacidad visual en un niño. El desarrollo de las habilidades motoras, tanto las finas como las gruesas, depende de la práctica. Cuando existe una discapacidad visual, el niño no puede repetir exactamente de la misma forma una misma habilidad motora en cada oportunidad, a diferencia de un niño sin esta discapacidad, como lo señala la Texas School for the Blind and Visually Impaired. La repetición de habilidades motoras produce su mejora y eventualmente perfección conforme el niño aprende a estirarse, recoger objetos y moverse de un lugar a otro sin ayuda. La visión también es un motivador importante para la refinación de las habilidades motoras, ya que los niños necesitan ver un objeto o persona para alcanzarlos. Esto también influye en la locomoción puesto que el niño con discapacidad visual podría no tener la misma motivación para moverse de un lugar a otro.

Cognición

Las habilidades cognitivas parecen tener un retraso en el niño con discapacidad visual debido a la falta del concepto de "qué pasa cuando". Si un niño no puede ver suficientemente bien para comprender que mover un objeto tiene una relación de causa y efecto, su habilidad para traducir este concepto a otras actividades se verá afectada. La intervención temprana en esta área es crucial para el desarrollo del niño con discapacidad visual porque la capacidad para entender incluso el más sencillo de los conceptos a una edad temprana es la base para toda la inteligencia posterior.

Habilidades sociales

Debido al retraso en el desarrollo de algunas áreas que parecen tener los niños con discapacidad visual, sus habilidades sociales pueden verse afectadas. Desde la infancia, un niño con discapacidad visual podría tener problemas para vincularse con su madre por no ser capaz de ver claramente su rostro. La intervención temprana en el área de acariciar, acurrucar y hablarle al bebé para que pueda reconocer la voz de la madre y establecer una asociación es vital para la vinculación afectiva madre-infante. La falta se ciertas habilidades sociales en los infantes y niños pequeños podría indicar un problema visual. Evitar tareas que requieren una buena visión, pararse demasiado cerca de la TV, no ser capaz de distinguir colores e inclinar frecuentemente la cabeza hacia un lado pueden ser signos de problemas visuales. Estas conductas pueden causar problemas sociales conforme el niño discapacitado trata regularmente de interaccionar con niños sin esta discapacidad.

Lenguaje

Los infantes con discapacidad visual normalmente muestran poco o ningún retraso en el desarrollo del lenguaje. Esto se debe principalmente a que pueden escuchar y repetir sonidos, palabras y posteriormente frases simples como los niños sin discapacidad. Pero cuando las palabras empiezan a tener significados, como al identificar una palabra con un objeto o acción, los bebes pueden empezar a mostrar algo de retraso. Los niños con discapacidad visual en los primeros años de educación primaria pueden ser capaces de emplear adecuadamente palabras con una sintaxis adecuada, pero podrían tener dificultades para entender lo que significan sus palabras y las de los demás.

Más galerías de fotos



Escrito por patti richards | Traducido por alejandro cardiel