Desarrollo prenatal y la cafeína

Una fuente de estrés en el embarazo es la lista larga de alimentos que tienes que evitar hasta el nacimiento del bebé y algunas veces mientras estás amamantando. Los quesos suaves, el sushi y el alcohol están fuera y otros alimentos podrían ser restringidos o reducidos, dependiendo de tu médico y las noticias de salud actuales. Normalmente se le pide a una mujer embarazada que reduzca el café, el té y cualquier otra cosa que contiene cafeína. El temor es que la cafeína pueda causar daños en el feto.

La cafeína y la madre

La cafeína es un estimulante de sistema nervioso. Aumenta la alerta, la concentrasción y los niveles de actividad además de estimular la digestión. Una ingesta alta en cafeína puede crear síntomas de ansiedad, náuseas, vómitos, diarrea, dolores de cabeza y palpitaciones cardíacas. Las mujeres embarazadas, especialmente en el último trimestre, llevan más tiempo para limpiar la cafeína del cuerpo, lo que aumenta los efectos estimulantes. Muchas mujeres encuentran que la dosis diaria normal de cafeína crea una sobre estimulación y problemas digestivos durante el embarazo.

Cafeína y desarrollo del feto

La cafeína pasa a través de la barrera de la placenta, moviéndose del flujo sanguíneo hacia el feto. Varios estudios han observado una asociación entre la ingesta de cafeína y los defectos del parto. Un estudio de 8.800 mujeres, publicado en "The American Journal of Clinical Nutrition" (El periódico estadounidense de nutrición clínica) en abril de 2001, mostró que un consumo de cafeína mayor a 540 mg diarios estaba asociado con un bajo peso al nacer. Otros estudios muestran lazos posibles entre el consumo de cafeína y defectos neurológicos, paladar hundido y testículos sin descender. Por otro lado, una revisión comprehensiva de la literatura, publicado en abril de 2011 en "Birth Defects Research: Part B, Developmental and Reproductive Toxicology" (Investigación de defectos de nacimiento: Parte B, toxicología de desarrollo y reproductiva), concluyó que no había evidencia suficiente de daños causados por la cafeína durante el embarazo.

Efectos en el comportamiento de tu hijo

Si una mujer bebe demasiado café durante su embarazo, podría preocuparse de que el bebé nazca con predisposición a la ansiedad y a los antojos de cafeína. Dos estudios publicados en el periódico "Pediatrics" en 2012 puso un poco de luz en este tema. El primer estudio demostró que la ingesta de cafeína durante el embarazo y el amamantamiento mayor a 300 mg por día, no aumentó los despertares nocturnos en los infantes. En el segundo estudio, la ingesta de cafeína durante el embarazo no elevó el riesgo a desarrollar problemas de comportamiento.

Guías generales

Es fácil estar preocupado sobre el daño potencial en una taza de café. Según el Motherisk Program of Canada (Programa de riesgo para madres de Canadá), hay niveles de riesgos muy bajos y casi nulos de que una ingesta diaria de 300 mg de cafeína, el equivalente a 2 a 3 tazas de café. Las mujeres que están preocupadas por su ingesta de cafeína debería consultar a su médico antes de concebir o en las primeras etapas de su embarazo para decidir si es necesario reducir la cafeína.

Referencias

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie draus, nd | Traducido por sebastian castro