Desarrollo de la coordinación de manos y ojos

Tu hijo no nació con la habilidad innata de escribir su nombre, hacer un dibujo o batear y golpear una pelota. La coordinación de manos y la vista se desarrolla como parte del repertorio de las habilidades motoras finas de tu bebé. Desde lo más básico del principio, como recoger un juguete pequeño, hasta los movimientos más importantes que implican movimientos con complejidad madura, la coordinación de la vista y las manos se construye a medida que tu hijo crece.

Acciones de los niños

Como recién nacido, los movimientos de las manos de tu bebé son principalmente de naturaleza reflexiva. A medida que crece, comenzará a utilizar más movimientos con propósito. En el momento en que tu bebé llegue a la mitad de su primer año (entre los 4 y 7 meses) comenzará a alcanzar y a tomar objetos y pasar los juguetes de una mano a la otra, de acuerdo con el artículo "Movement, Coordination, and Your 4 to 7 Month Old" en el sitio web KidsHealth. Hacia el final del primer año (entre 8 y 12 meses) desarrollará la capacidad agarrar una pinza para recoger objetos pequeños como piezas de cereal seco. Si bien cada niño se desarrolla a una edad un poco diferente, si tu bebé no presenta las señales principales (si no comienza a alcanzar y agarrar objetos entre los 4 y 7 meses) o no puede controlar sus manos en absoluto a finales del primer año, por ejemplo, debes llamar al pediatra.

Infancia temprana

Aunque el período de infancia temprana se refiere especialmente a cuando tu hijo recién camina, los niños en esta etapa también están construyendo habilidades más pequeñas cuando tratan de hacer movimientos. Aunque no es maduro todavía, tu niño está construyendo habilidades motoras finas como la coordinación manos y vista. A los 2 años de edad, debe poder recoger y apilar cinco bloques, mantener un utensilio para escribir y comer con utensilios por su cuenta, de acuerdo con los expertos en el sitio web de Baby Center. Entre los 2 y 3 años, tu hijo continuará aumentando su coordinación vista-manos, dibujará con líneas y círculos y pasará las páginas de un libro él mismo, señala la American Academy of Pediatrics en su sitio web, HealthyChildren.org. Ten en cuenta que si tu hijo se niega a usar la cuchara es diferente a que no pueda. Negarse a hacer algo es un problema de independencia, mientras que carecer de la capacidad puede ser señal de un problema que debe ser abordado por el médico.

Indicadores en el preescolar

El incipiente autocontrol de tu hijo en edad preescolar puede no parecer maduro pero está construyendo suficiente para proveer una base para su coordinación manos-vista en desarrollo. Con una capacidad en desarrollo para concentrarse, tu hijo de 3 a 5 años de edad puede participar en actividades motoras finas más complejas como trazado de cuadrados y círculos, de acuerdo con HealthyChildren.org. Durante este tiempo, también estará desarrollando habilidades de conciencia espacial coordinadas con sus habilidades de manos y vista para colocar objetos pequeños como juguetes o bloques, y poseer un mayor control de los utensilios para comer. Si notas que tu hijo encuentra tareas motoras, como lanzar una pelota por lo alto, agarrar un creyón entre el pulgar y los dedos o copiar una forma simple, un desafío, HealthyChildren.org sugiere consultar a un pediatra.

Edad escolar

En el momento en que tu hijo llega a los primeros años de escuela, sus habilidades motoras finas han madurado lo suficiente como para dejar que domine las tareas de coordinación manos y vista más básicas. Tendrá la posibilidad de escribir cartas, comer solo, vestirse utilizando cremalleras, broches y botones, y manipular objetos con facilidad. A medida pase por los años de primaria, desarrollará una coordinación de manos y ojos más sofisticada, lo que le permitirá practicar deportes como el béisbol, el baloncesto o el tenis. Estas habilidades varían en gran medida en los niños en edad escolar. El hecho de que tu estudiante de segundo grado no pueda conectar un jonrón o dibujar una obra maestra, no significa que tenga un problema. Dicho esto, si está luchando con las tareas diarias motoras finas, como escribir sus cartas, o si su profesor tiene inquietudes, llama al médico para obtener una evaluación profesional.

Más galerías de fotos



Escrito por erica loop | Traducido por mary gomez