Desarrollo de conductas adecuadas para niños en edad escolar

A medida que los niños crecen, hay numerosos hitos del desarrollo que alcanzan, cambiando la forma en que interactúan con sus compañeros y de cómo resuelven problemas. Con cada fase, los niños promueven su comprensión cognitiva de los estímulos en su alrededor, y son más capaces de pensar desde la perspectiva de otras personas y de una manera abstracta. A medida que los niños se hacen mayores, también son más capaces de controlar sus impulsos en situaciones sociales y sus comportamientos cambian con cada hito del desarrollo al que llegan.

Conducta en la edad escolar temprana

Los infantes del jardín de niños y de primer grado no han alcanzado el umbral de desarrollo en donde pueden tomar el punto de vista de los demás. En cambio, los niños en este grupo de edad, que suele ser de 4 a 6 o 7 años de edad, no tienen en cuenta las consecuencias antes de actuar siguiendo sus impulsos y tienen dificultades monitoreando sus propias acciones en situaciones sociales. Además, es difícil para los niños en este grupo de edad permanecer sentados por más de 15 o 20 minutos, y actuarán con aparente impulsividad durante las clases o actividades de mayor duración.

La infancia intermedia

Cuando los niños llegan a los 6 o 7 años de edad, entran en una etapa conocida como la infancia intermedia, a menudo referida como la etapa de latencia. El psicólogo de desarrollo Erik Erikson establece que los niños en esta etapa buscan un sentido de propósito y juzgan sus éxitos y fracasos contra los de sus compañeros. Durante este tiempo, los niños tienden a separarse de sus padres o cuidadores, a los que ya no consideran las figuras de autoridad absoluta como lo fueron cuando los niños eran pequeños.

Desarrollo social en la infancia intermedia

Los niños comienzan a desarrollar un sentido de independencia en la infancia intermedia, y están dispuestos a probar más cosas. Esto implica pasar tiempo con gente nueva y desarrollar amistades, a menudo con niños mayores de quienes dependen para aprender cosas que nunca han hecho antes. Dado que los niños dependen de sus pares tan extensamente, tienden a juzgar lo que es correcto y que incorrecto basándose en las respuestas de sus amigos en lugar de confiar en el juicio moral interno, el cual viene más adelante en el desarrollo.

Desarrollo cognitivo en la infancia intermedia

A medida que los niños crecen, comienzan a comprender las consecuencias de sus acciones y qué hechos llevan a que algo ocurra. En la medida en que su memoria se expande, los niños son más capaces de concentrarse en una sola actividad y encontrar soluciones para alcanzar una meta hacia la que han estado trabajando. Además, los niños comienzan a entender la ley de la conservación, en el que la masa de una sustancia permanece igual incluso si se coloca en un recipiente diferente, con una forma y tamaño diferentes.

Más galerías de fotos



Escrito por kenneth d. hartline | Traducido por jorge de leon polanco