Cómo desarrollar tu pie opuesto para fútbol

Al igual que la mayoría de las personas son zurdos o diestros con las manos, también tienen un pie dominante. En el fútbol, la mayoría de los jugadores tienden a confiar en su pie dominante para tareas que requieren precisión y potencia. Aunque es perfectamente natural, esto significa que los jugadores pueden perder oportunidades de rematar o pasar con su pie opuesto más débil. Con práctica, no obstante, es posible mejorar el rendimiento del pie opuesto.

Observar el pie opuesto

Muchos jugadores no se dan cuenta de que la forma en que tocan el balón con el pie opuesto, incluso en acciones rutinarias como regatear, es diferente a la forma en que tocan el balón con el pie dominante. Observar esta diferencia en los ejercicios de control del balón o regate puede ayudar a cerrar la brecha entre los dos. Intenta imitar el movimiento del pie dominante usando el pie opuesto y observar cómo esto cambia el rendimiento. No siempre es fácil controlar el pie mientras regateas; grabar la acción puede ser útil.

Ejercicio de remate

Un ejercicio simple puede mejorar el remate con cualquiera de los dos pies. Se necesita un pequeño grupo de jugadores o entrenadores. Un jugador comienza corriendo y recibiendo un pase de un jugador a la derecha del arco, y luego remata. Sin esperar, sigue corriendo a la izquierda para recibir un pase de un jugador de pie al lado del arco. El primer jugador entonces dispara con el pie izquierdo. El ejercicio debe ser invertido para los jugadores cuyo pie dominante es el izquierdo.

Otros ejercicios

Rematar no es la única habilidad que necesita ser desarrollada para ambos pies. Pasar, parar e incluso regatear pueden beneficiarse de un énfasis adicional en el pie opuesto. Practica ejercicios simples como hacer juegos con el balón en el aire usando el pie opuesto o rebotando la pelota desde una pared y luego pararla. La mayoría de los jugadores de fútbol hacen estos ejercicios regularmente; la única diferencia real aquí es que te estás concentrando en usarlos para desarrollar el pie opuesto.

Paciencia

La mayoría de las personas pasan sus vidas eligiendo su pie dominante. Esto no se limita al campo de fútbol sino que también ocurre en todos los ámbitos de la vida. Como resultado, el pie opuesto, y la pierna opuesta en general, no van a ser tan fuertes o coordinadas como la pierna y el pie dominantes. Es importante no esperar resultados inmediatos; llevará tiempo y práctica producir habilidades más fuertes con el pie opuesto. El pie dominante puede siempre sea más fuerte, pero un pie opuesto mejorado ayudará a hacer a cualquier jugador más versátil.

Más galerías de fotos



Escrito por james holloway | Traducido por mariano abrach