Cómo desarrollar buenas relaciones entre niños pequeños y hermanos

No es raro tener que lidiar con argumentos y competencia entre hermanos. Más aún, un ambiente familiar cambiante, así como también otros tipos de estrés como mudarse o comenzar la guardería pueden generar tensión entre tu hijo pequeño y sus hermanos incluso de forma más intensa y complicada. Sin embargo, con algo de entendimiento, paciencia y crianza coherente, puedes ayudar a tus hijos a desarrollar relaciones sólidas y buenas entre sí.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Dale a tus niños más grandes responsabilidades cuando se trate de cuidar al más pequeño. Los más grandes pueden ganar el sentido del orgullo e importancia por ayudar a su hermano más pequeño a quitarse una camiseta o a tomar su pañal para cambiárselo, según señala el sitio web AskDrSears. También puedes estimular a los hermanos mayores a enseñarle a los menores una habilidad como saber jugar a un juego o quizás leerles un cuento, ya que esto puede fomentar mejores relaciones.

  2. Explícale a tu niño más grande que los niños pequeños no siempre son buenos para compartir porque esto es algo que tienen que aprender. Pídele a tu hijo más grande que le "muestre" al más pequeño cómo se logra eso compartiendo sus juguetes con él.

  3. Ofrece mucha atención personal a cada uno de tus hijos. Un niño puede crecer de forma resentida, particularmente el hermano más pequeño si se siente descuidado, según señala HealthyChildren.org, un sitio web de la American Academy of Pediatrics. Si las limitaciones del tiempo son una preocupación, busca actividades que impliquen una unión como familia, como hacer un picnic o jugar todos juntos en el parque.

  4. Mantén fuera los desacuerdos pequeños entre tus hijos y déjalos tratar de manejarlos ellos mismos. Sin embargo, si hay posibilidades de daño físico, necesitas separarlos. Además, si ves que uno de los niños está siendo víctima o está sofocando a otro, debes intervenir. Dejar que una relación mala de hermanos quede sin revisar puede hacer que crezca una relación adulta con resentimiento, según señala el sitio web AskDrSears.

  5. Ten en mente que no deberás tomar partido cuando estés arbitrando una discusión. En lugar de señalar a un culpable, concéntrate en ayudar a que tus hijos resuelvan juntos el problema. Recuérdale a los más grandes que los niños pequeños a veces se sienten frustrados y enojados porque no pueden hacer cosas por sí solos. Quizás tengas que ofrecer soluciones como decir "cada uno tiene cinco minutos para jugar con el juguete. Yo estableceré el tiempo". Este tipo de sugerencias puede ayudarlos a negociar los problemas en el futuro.

  6. Comienza un diario para documentar las peleas entre tus hijos. Anota cuándo ocurrió la pelea y qué estaban haciendo los niños. Quizás notes que ciertos patrones, como las peleas ocurren más a la noche o cuando un amigo está por mucho tiempo en el juego. Tú puedes utilizar esta información para evitar futuras peleas. Por ejemplo, podrías poner a dormir a tus hijos más temprano o mantener ocupados a los más pequeños con otra cosa cuando sus hermanos más grandes invitan a un amigo.

Más galerías de fotos



Escrito por candice coleman | Traducido por aldana avale