Depresión: falta de motivación para hacer ejercicio y salud mental

Es común que todas las personas se sientan tristes o infelices de vez en cuando. Sin embargo, la depresión se caracteriza por sentimientos prolongados de tristeza e infelicidad y se considera una enfermedad. La depresión no solo afecta el estado de ánimo y los sentimientos, sino que tiene manifestaciones físicas como la falta de energía, la falta de sueño o adormecimiento, la falta de apetito y pérdida de interés en tus actividades favoritas, incluido el ejercicio. Es una lástima perder la motivación para hacer ejercicio, ya que los síntomas depresivos a menudo mejoran con el mismo, de acuerdo con la clínica Mayo.

Causas

Nadie sabe qué causa la depresión o por qué algunas personas son más propensas a ella que otras. Es probable que una combinación de varios factores intervengan, incluidos las diferencias biológicas, las diferencias en las hormonas y los neurotransmisores entre los individuos, las diferencias genéticas, acontecimientos de la vida y el trauma de la primera infancia. Las mujeres tienen más probabilidades de experimentar la depresión que los hombres.

La motivación y salud mental

Además de sentirte infeliz o triste, la depresión puede afectar la motivación que incluye el deseo de hacer ejercicio. Las personas deprimidas pueden perder la motivación para hacer ejercicio por la falta de energía o debido a que ya no experimentan placer durante el ejercicio. El círculo vicioso de la falta de motivación perpetúa el estado de ánimo depresivo.

Beneficios

No todo el mundo puede permitirse o tener acceso a los medicamentos o la terapia. El ejercicio es una forma eficaz y económica de obtener los beneficios necesarios para la salud mental. Según las directrices de la American Psychiatric Association en el tratamiento del trastorno depresivo mayor, las personas que realizan ejercicio aeróbico o hacen entrenamiento de resistencia, muestran una modesta mejoría en el estado de ánimo comparado con los que no lo hacen.

Estrategia

Si no tienes ninguna motivación para hacer ejercicio, trata de dar pequeños pasos por ti mismo para volver a la pista. Si estabas acostumbrado a ejercitarte con más frecuencia o en mayor medida antes de tu depresión, comienza con algo menos ambicioso para hacerlo de nuevo. Según el Dr. David Mrazek de la clínica Mayo, debes establecer una meta razonable que puedas lograr ahora y no una que solías hacer además del porcentaje de probabilidad para llevarla a cabo en una escala del 1 al 10. Si valoras tu capacidad para lograrlo en menos de 7 es poco probable que lo logres. Ajusta tu escala aún más hasta que hayas establecido una meta alcanzable.

Más galerías de fotos



Escrito por danielle cort | Traducido por jane laury