Dentición y gritos en los bebés

A la mayoría de los bebés les comienzan a salir los dientes cuando tiene entre seis y ocho meses de edad, pero el proceso puede empezar tan temprano como a los tres meses, de acuerdo al sitio web de los National Institutes of Health, MedlinePlus. La dentición puede ser una época incómoda para tu bebé y puede tener como resultado irritabilidad de leve a moderada, y gritos. Puedes tomar pasos para aliviar el dolor de tu bebé y asegurarte de que el proceso sea un poco más tolerable, y menos molesto para el pequeño.

Señales de la dentición

Algunas de las señales y síntomas de la dentición en tu bebé pueden incluir la irritabilidad, el llanto, los gritos, que muerda objetos, la salivación excesiva, la inflamación y sensibilidad en las encías, apetito disminuido y problemas para dormir. El médico Michael Hanna, un vocero de la American Academy of Pediatric Dentistry, explica que un movimiento incrementado en la boca es similar a masticar y estimula las glándulas salivares, lo cual causa que el niño babee. Tu bebé puede experimentar sólo algunos de estos síntomas o posiblemente todos. Todos los bebés son diferentes en términos de qué tanto parecen estar sufriendo.

Mitos sobre la dentición

Hay algunos cuentos sin fundamento que aún existen acerca de que la dentición causa fiebre o diarrea. La aparición de los dientes no provoca ninguno de estos dos síntomas y MedlinePlus recomienda que consultes a tu pediatra si tu niño tiene alguno de los dos, especialmente si persisten por más de dos o tres días.

Aliviar el dolor

Hay una variedad de cosas diferentes que puedes hacer para aliviar el dolor de tu niño. Dale a tu pequeño algo frío y seguro para masticar, tal como un anillo para dentición o una toalla que haya estado en el congelador. Trata de alimentarlo con comidas suaves y frías, si ya ha comenzado a ingerir sólidos tales como el puré de manzana. No tengas miedo de usar analgésicos de venta libre; en dosis que sean apropiadas para la edad y el peso de tu hijo; para aliviar el dolor a lo largo de la noche. Las opciones tópicas, tal como el Orajel, pueden ser aplicadas directamente sobre las encías, pero deberás tener cuidado de solo usar una pequeña cantidad sobre el área adolorida para evitar entumecer la garganta de tu pequeño, sugiere el médico Michael Hanna.

Precauciones de seguridad

Por sobre toda las cosas, ten en cuenta la seguridad cuando estés lidiando con la dentición. Nunca ates un anillo de dentición ni ningún otro objeto alrededor del cuello de tu bebé, puesto que éste representa un riesgo de estrangulamiento. No frotes whisky ni ningún otro alcohol sobre las encías. No cortes la encía con un objeto afilado para permitir que los dientes salgan con mayor facilidad. Esto genera dolor innecesario y puede conducir a una infección en la boca de tu bebé que ya presenta sensibilidad.

Más galerías de fotos



Escrito por amanda rumble | Traducido por jhonatan saldarriaga