Dentición y fiebre en niños pequeños

En lugar de desarrollar incisivos afilados y delgados, los niños pequeños desarrollan molares durante su segundo año de vida. Estos dientes largos y planos demoran más tiempo en crecer que los dientes anteriores en atravesar las encías, lo que generalmente produce dolor e irritación. Según se dice, la dentición conlleva muchos síntomas, desde ataques epilépticos a vómitos y diarreas, pero los pediatras hoy en día consideran que la dentición provoca sólo síntomas leves, como babeo y fiebre baja.

Importancia

Si bien muchos padres experimentados confirman que existe una relación entre la fiebre baja y la dentición, la comunidad médica no ha logrado un consenso respecto del tema. Muchos pediatras, incluidos Dr. Alan Greene y Dr. Larissa Hirsch de KidsHealth.org, sugieren que la dentición provoca fiebre baja, mientras que Mayo Clinic sostiene que en general esto no ocurre. Las autoridades médicas acuerdan en que la fiebre elevada, los vómitos y las diarreas no son parte del proceso normal de dentición.

Consideraciones

Si el niño desarrolla fiebre superior a los 100 grados Fahrenheit durante el proceso de dentición, debes contactar a un médico. Las temperaturas que superan los 100 grados Fahrenheit rara vez se desarrollan únicamente debido al proceso de dentición, y es probable que el niño se haya contagiado de un virus o de cualquier otro tipo de enfermedad. Los niños pequeños pueden morderse las manos o cualquier otro objeto sólido que encuentren durante la dentición, lo que conlleva a una mayor exposición a los gérmenes que provocan enfermedades.

Errores comunes

Incluso si la dentición no produce fiebre elevada u otros síntomas médicos graves, nunca debes dejar de lado lo molesto que puede ser el proceso para algunos niños. La dentición puede interferir con los patrones normales de sueño del niño, lo que conlleva a que se levante temprano o se duerma más tarde de lo normal. También puede dar origen a hábitos alimenticios mañosos.

Prevención y solución

Alivia el dolor de la dentición de tu niño dándole algo frío para masticar, como una rosquilla, un puré de manzanas frío o plátanos congelados que pueden aliviar el dolor y ofrecer nutrición al mismo tiempo. Los aros de dentición congelados o un cubo de hielo envuelto en una tela pueden ser reconfortantes. Consulta con el pediatra respecto de administrarle acetaminopheno o cualquier otro analgésico al niño durante la noche para que pueda dormir.

Advertencias

Si bien las heces blandas, el moco, el dolor de oídos o la fiebre baja pueden ser el resultado de la dentición, nunca le atribuyas estos síntomas al proceso de dentición sin primero consultar con un médico. Estos síntomas pueden indicar preocupaciones médicas serias. La diarrea puede rápidamente conllevar a la deshidratación en niños pequeños, y la fiebre elevada puede potencialmente conllevar a ataques epilépticos febriles y otras complicaciones si no se diagnostican y tratan a tiempo.

Más galerías de fotos



Escrito por erin carson | Traducido por florencia prieto