La dentición de los bebés y encías que sangran

Durante la dentición, es perfectamente normal que un bebé experimente algún sangrado de las encías. Otros síntomas pueden incluir hematomas, sensibilidad, hinchazón y dolor, causando que tu bebé llore o esté generalmente inquieto o irritable. No puedes hacer nada para evitar que tu hijo pase por el proceso físico de dientes puntiagudos que emergen a través del tejido sensible. Sin embargo, puedes potencialmente aliviar su malestar.

Síntomas

La forma más fácil de determinar si el sangrando de las encías está relacionado con la dentición es inspeccionar las encías en busca de pequeñas manchas blancas o incluso las puntas de los dientes, ya sobresaliendo. Otros síntomas están relacionados sobre todo con el malestar de los dientes cada vez mayor y las reacciones de tu bebé. Generalmente, los bebés en dentición quieren chupar o masticar los dedos o materiales duros. Pueden frotar sus encías con sus dedos o juguetes. Otros síntomas fisiológicos pueden incluir el aumento del babeo y una potencial erupción de la baba, disminución del apetito y un ligero aumento en la temperatura corporal.

Sangrado

Si a tu bebé le están saliendo los dientes, es más probable que el crecimiento normal de los dientes a través del tejido de las encías delicadas esté causando el sangrado. Sin embargo, también es posible que ocurra el crecimiento de bacterias que causan inflamación o sangrado adicionales. Una vez que salen los dientes, utiliza un cepillo de dientes de bebé suave y agua para cepillar los dientes nuevos. Evita el uso de pasta de dientes, que los bebés no pueden escupir.

Estrategias para calmarle

Mientras que las encías sangrantes son a menudo una parte normal del proceso de dentición, puedes adoptar diversas técnicas para aliviar el dolor del bebé. Utiliza el dedo o un trozo de gasa húmeda y limpia para suavemente masajear las encías de tu bebé. Varía la cantidad de presión, viendo la retroalimentación no verbal de tu bebé para encontrar el tratamiento ideal. Proporciona un mordillo de goma firme o deja que tu bebé chupe una botella llena de agua. Mantén el anillo de dentición en el refrigerador, pues muchos bebés encuentran la temperatura fresca relajante. Sin embargo, no congeles el anillo. Proporciona alimentos refrigerados, tales como puré de manzana, si tu bebé está comiendo alimentos sólidos.

Complicaciones

Si tu bebé está demostrando nada más que unas encías sangrientas y los síntomas típicos de la dentición, no hay por qué alarmarse. Sin embargo, si notas otras irregularidades en el comportamiento, una cuestión secundaria puede requerir atención médica. Ponte en contacto con tu pediatra si tu bebé no come en varias alimentaciones seguidas; pasa a través de un cambio abrupto en temperamento; tiene un ombligo o pene sensible o con sangre; contrae fiebre de 102 grados Fahrenheit o superior; o experimenta diarrea, estreñimiento, vómitos o deshidratación.

Más galerías de fotos



Escrito por danielle hill | Traducido por paulina illanes amenábar