¿Puede demasiado ejercicio disminuir la pérdida de peso?

Cuanto más ejercicio realices, más calorías quemas y, en teoría, más peso pierdes. Sin embargo, cuando llevas el ejercicio y la dieta a los extremos puedes desbalancear tu cuerpo y retrasar tu progreso en la pérdida de peso. El ejercicio mejora tu salud, pero menor peso y condición física no encajan necesariamente. Algunos atletas de élite pesan más que los teleadictos quienes tienen la misma altura y la misma edad. Consulta a tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios o dieta.

Balance calórico

Conservas un peso saludable manteniendo en equilibrio calórico, el número de calorías que ingieres que coinciden con el número de calorías que quemas cada día. Cuando consumes más calorías de las que necesitas, almacenas el exceso en forma de tejido adiposo y aumentas de peso. Por el contrario, pierdes peso cuando tienes un déficit calórico día tras día. Una libra de exceso de peso es igual a 3.500 calorías, por lo que cuando comes 500 calorías menos al día de las que quemas, perderás 1 libra de peso por semana. La actividad física aumenta el número de calorías que quemas por día y puede ayudarte a acelerar la pérdida de peso.

El ejercicio y el metabolismo

Necesitas una cierta cantidad de calorías cada día sólo para mantener tus funciones corporales básicas como la respiración y la digestión. Tu tasa metabólica de reposo cuantifica esa necesidad; tu edad, tu sexo y tu peso actual ayudan a determinar este número. El ejercicio requiere energía en forma de calorías, y tu aumentas tus requerimientos metabólicos diarios con actividad física. Los ejercicios de levantamiento de peso también ayudan a construir masa muscular magra, y cuando se combina con una dieta baja en calorías, sustituye el tejido adiposo, explica el Marquette General Health System en su página web. Debido a que la masa muscular quema más calorías que el tejido adiposo, tu metabolismo aumenta y quema más calorías por día. En teoría, el ejercicio ayuda a perder peso. La exageración de ello, sin embargo, puede hacer que los números en tu escala permanezcan igual, o incluso aumenten.

Déficit de energía

Necesitas energía para alimentar el ejercicio intenso, cuando reduces drásticamente el consumo de calorías, tu cuerpo siente el problema. A falta de los carbohidratos que tus músculos necesitan para seguir funcionando, el cuerpo metaboliza el tejido adiposo. Cuando el cuerpo no puede acceder al tejido adiposo, lo que realmente consume es el tejido muscular para satisfacer las demandas que exiges durante el ejercicio. El exceso de ejercicio combinado con muy poca nutrición pone tu cuerpo en modo de hambre, apagando tu metabolismo para protegerse. Te sentirás fatigado y perderás resistencia. En lugar de quemar más calorías, tu cuerpo reduce sus necesidades y almacena más grasa. Dejas de perder peso y podrías reducir más calorías en respuesta al detenimiento de pérdida de peso, continuando el ciclo vicioso.

Construir un estado físico

Cuando consumes una dieta saludable para alimentar el ejercicio intenso y prolongado, construyes fuerza y resistencia. Construyes masa muscular magra y quemas grasa. Ese aumento de la fuerza y de la masa muscular no necesariamente conducen a la pérdida de peso permanente, ya que el tejido muscular es más denso que la grasa. Centímetro por centímetro, el músculo pesa más, por lo que incluso si te ves esbelto y te sientes más en forma, tu peso puede permanecer igual o incluso subir, explican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Más galerías de fotos



Escrito por barrett barlowe | Traducido por erick montesdeoca