¿Es demasiada vitamina D malo para ti?

La vitamina D se puede obtener a través de tres fuentes diferentes: dieta, luz solar y suplementos dietéticos. Mientras que el riesgo de consumir demasiada vitamina D a través de la dieta y la luz del sol es prácticamente inexistente, algunas personas pueden experimentar sobredosis de vitamina D a través de suplementos. Dado que la vitamina D es una vitamina soluble en grasa, el consumo excesivo puede conducir a toxicidad de la vitamina D, que puede tener un número de efectos secundarios.

Conceptos básicos de la vitamina D

En los suplementos y alimentos fortificados, la vitamina D está presente en dos formas diferentes: D-2 y D-3. Ambas formas de la vitamina D pueden aumentar con eficacia los niveles del cuerpo de la vitamina D. Este nutriente ayuda al cuerpo a absorber el calcio y es necesaria para el crecimiento óseo. También modula el crecimiento celular y la función inmune y reduce la inflamación. La falta de vitamina D puede causar una serie de condiciones, incluyendo huesos quebradizos, osteoporosis y raquitismo en los niños.

Dosis y límites superiores

El cuerpo no puede sobredosificarse de vitamina D a través de la exposición al sol, según los Institutos Nacionales de Salud. Además, la vitamina D no está presente en las fuentes de alimentos en cantidades suficientemente altas como para representar una amenaza, por lo que una sobredosis través de la dieta también es muy poco probable. Si estás tomando un suplemento de vitamina D, el Vitamin D Council dice que en cualquier lugar entre 10.000 y 40.000 unidades internacionales de vitamina D por día, cuando se consume durante meses, o de una sola dosis muy grande, puede conducir a la toxicidad de vitamina D. La U.S. Food and Drug Administration recomienda que los bebés reciban no más de 400 unidades internacionales de vitamina D por día. Los Institutos Nacionales de Salud recomiendan 600 unidades internacionales para los adultos menores de 70 años.

Efectos de la toxicidad

Para determinar si los niveles séricos de vitamina D en la sangre son demasiado altos, puedes hacerte una prueba de sangre. Debido a que la vitamina D ayuda en la absorción de calcio, el elevado nivel de vitamina D en el cuerpo puede llevar a una condición conocida como hipercalcemia o calcio en la sangre. Los síntomas de la hipercalcemia incluyen sensación de malestar, cansancio, debilidad, falta de apetito, confusión, sensación de sed, diarrea y dolor muscular. Si notas cualquiera de los síntomas y estás consumiendo un suplemento de vitamina D, debes consultar a tu médico para determinar tus niveles séricos de vitamina D.

Fuentes seguras

Mientras que la vitamina D no está presente en muchos alimentos, se produce en cantidades significativas en el pescado graso, como el bacalao, el pez espada, el salmón, la caballa y el atún. También se puede encontrar en pequeñas cantidades en el hígado de vaca, yemas de huevo y queso. Los alimentos tales como la leche, el yogur, el jugo de naranja y cereales también pueden estar fortificados con vitamina D. El aceite de hígado de bacalao puede ser consumido para obtener vitamina D, también. Una cucharada de aceite de hígado de bacalao contiene 340% del valor diario de vitamina D. Los Institutos Nacionales de Salud señalan que entre 5 y 30 minutos de exposición al sol, entre las 10 am y 3 pm, dos veces por semana, sin protector solar, también pueden proporcionar suficiente vitamina D.

Casos especiales

Debido a que ciertos grupos pueden estar en mayor riesgo de deficiencia de vitamina D, también pueden beneficiarse más de un suplemento de vitamina D. Estos grupos incluyen a los bebés lactantes, adultos mayores, personas con exposición al sol limitada, las personas de piel oscura, las personas que han sido sometidas a cirugía de bypass gástrico y los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal u otras condiciones que pueden interferir con la absorción de grasa.

Más galerías de fotos



Escrito por clay mcnight | Traducido por roberto garcia de quevedo